Taxistas ‘raya azul’, sin pista para hacer carreras al aeropuerto

Muchos conductores fueron liquidados por sus empleadores y los propietarios también padecen debido a que aún deben cuotas de sus vehículos. / FOTOS: EDWIN BUSTAMANTE.

Diego Restrepo estuvo un año y medio conduciendo un taxi ‘raya azul’, de esos vehículos blancos que solo operan entre el aeropuerto de Rionegro y Medellín y viceversa. Pero por la cuarentena que obligó a la cancelación de vuelos en la terminal aérea, lo liquidaron y se quedó sin trabajo.

Sergio Cabrera conduce es un carro placa blanca. Él dice que al menos se bandea transportando personal de las empresas del Oriente, pero perdió clientes que a diario tenían que movilizarse al aeropuerto y por ende dejó de ganar algo de dinero.

Lea también: A conductores de chiva y transportadores escolares esta cuarentena les está dando duro.

Andrés Felipe Gómez labora en un parqueadero ubicado cerca de la terminal aérea, conduce un carro que lleva a quienes dejan su vehículo en el parqueadero y los transporta al parqueadero, pero por ahora no se ha hecho la primera carrera, desde que cancelaron los vuelos.

270 taxis ‘raya azul’ están sin poderse movilizar por el cierre del aeropuerto.

Cristian Guarín sale a trabajar día por medio. Conduce uno de los 24 buses que hacen un recorrido desde Rionegro hasta el aeropuerto, pero desde la cuarentena transporta si mucho 5 pasajeros y eso que ya la orden es que no pueden transportar más de 10 pasajeros, cumpliendo el 35 % de la ocupación del vehículo.

Los conductores de bus también padecen, ya que no hay casi pasajeros para llevar al José María Córdova.

Dramas

Estos son los uno pocos de los casos que se ven alrededor del  José María Córdova. “Los taxistas ‘raya azul’ son los que están llevando del bulto”, indica Pedro Gaviria, un taxista que, por cierto, dijo que aguardaba a la afueras del aeropuerto a una empleada de una aerolínea a la que le suspendieron el contrato, luego de 20 años de trabajo con la compañía.
Pero hay quienes indican que hay conductores, de estos ‘raya azul’ que recién compraron sus vehículos y no han podido cumplir con las cuotas con el banco.

“Ya para el aeropuerto uno casi no viaja, no hay pasajeros y el trabajo mermó mucho”.

Sergio Cabrera, conductor

Salidas

Y en el caso de Diego Restrepo, él se las ingenió para montar un negocio de abarrotes con la platica de la liquidación y conversando con sus colegas conductores se le ocurrió la idea de apoyar a las familias que no cuentan con ingresos, debido a que solo dependen del transporte de pasajeros, pero considera, que aunque puede ayudar, eso termina siendo insuficiente.

“Claro que es difícil, porque la ruta de nosotros es precisamente desde el aeropuerto hasta Medellín y viceversa y no tenemos otra ruta, no estamos autorizados. Con el cierre del aeropuerto no hay pasajeros para movilizar”, dice.

Por lo pronto los conductores se están repartiendo los pocos vuelos que están llegando, que son vuelos humanitarios que trasladan a personas desde otros lugares.

“Ahora quedan libres no más de 50.000 pesos, es muy duro por la falta de pasajeros”.

Cristian Guarín, conductor.

Según se supo, entre los mismos conductores cuadran quiénes pueden ir hasta el aeropuerto para suplir las necesidades de quienes están arribando al terminal, pero de todas maneras termina siendo insuficiente ante las necesidades económicas de los conductores y sus familias.

Los conductores de bus también están trabajando por turnos y los recorridos desde el casco urbano de Rionegro hasta el aeropuerto lo están haciendo con la mitad de la flota.

“Es muy duro, uno al menos se va haciendo lo que va saliendo, pero es poco trabajo”.

Pedro Gaviria, conductor.

Y lo peor de todo es que ninguno tiene la certeza de hasta cuándo estarán varados y sin pista para poder reanudar el trabajo que han realizado por años.