Sacaron pecho con ellas, pero hoy están abandonadas

Foto: Edwin Bustamante.

Un lleno total en el estadio El Campín de Bogotá para la primera final que coronó a Independiente Santa Fe; un Atlético Huila que logró la segunda liga y luego fue campeón de Libertadores, y marcos espectaculares para los decisivos duelos entre América y Medellín, fueron solo algunos hechos con los que la Dimayor y los respectivos clubes se encargaron de sacar pecho. Todos, no solo esos, valga la aclaración.

Foto: Edwin Bustamante.

Sin embargo, y aunque ya las mismas protagonistas supieron demostrar que son capaces de llamar la atención del público, hoy están casi en un abandono total.

La cuarta liga sí estaba programada (para iniciar el pasado fin de semana), pero cuando pensábamos que todo iba a mejorar, que las condiciones eran más equitativas, nos dimos cuenta que el campeonato tiene unos vacíos enormes que solo perjudican a las futbolistas y a sus familias.

Foto: Colprensa.

Así se encargaron de contarlo por medio de una carta abierta al público que entregaron por redes sociales. Humildes y receptivas, como se han mostrado desde el inicio, quisieron dejar claro que “no es una exigencia, ni una demanda”. Solo quisieron exponer su realidad, que hoy lamentablemente por el coronavirus, se agudizó. De hecho, expresaron que entienden que “la prioridad nacional en este momento es salvaguardar la vida”.

Además, dicen no sentirse parte de los entes deportivos: “En los comunicados oficiales sobre el fútbol colombiano, no está incluido el futuro de la liga femenina. No es coyuntural, ni resultado de la pandemia. Es el escenario de incertidumbre laboral, es una constante desde siempre”.

¿Cuáles son los puntos más preocupantes?

“No tenemos nuestros mínimos vitales asegurados porque en los primeros meses del año no hubo certeza de la realización y fecha de inicio de la liga, razón por la cual ninguna de las futbolistas tuvo la oportunidad de tener un flujo de ingresos recurrente”.

“Al iniciar los trabajos de pre-competencia, de los 18 equipos que voluntariamente decidieron participar en la liga, solo 4 de ellos arrancaron sus labores con un contrato en firme, de los cuales un porcentaje considerable se firmaron por un salario mínimo”.

“Actualmente, bajo la coyuntura del Covid-19, solo el 11 % (2 de los 18 equipos) ha mantenido las condiciones contractuales firmadas durante la pretemporada. Es decir, el 89 % de las futbolistas están expuestas a no tener cobertura de una EPS, prestaciones sociales, entre otros”.

“Seguiremos buscando mejores condiciones que nos permitan cambiar factores como: número de contratos por equipos (actualmente solo se exigen 5); duración de los contratos (actualmente el promedio es de 2 meses) y escenarios de negociación justos sin retaliaciones posteriores”.

Le puede interesar: ¿Dejaron tiradas a las jugadoras? “Trabajaba en InDriver en el carro mío”