La muerte Álvaro Gómez Hurtado habría sido decidida en 1982

Según las Farc, con la muerte de Gómez Hurtado se hizo justicia por la muerte de campesinos en los años 60. /FOTO: COLPRENSA.

El asesinato del político, catedrático, escritor, periodista, diplomático y abogado Álvaro Gómez Hurtado, ocurrió el 2 de noviembre de 1995, a las afueras de la Universidad Sergio Arboleda, de Bogotá.

Esa mañana, la víctima, de 76 años de edad, salía de las instalaciones del plantel de educación superior cuando fue abordado por desconocidos, quienes sin piedad alguna le dispararon. Su conductor y el escolta resultaron heridos. Gómez Hurtado fue llevado a la Clínica del Country, pero falleció a causa de 4 lesiones en la cabeza y el pecho.

Luis Carlos Galán (izq.) y Ávaro Gómez Hurtado. / FOTO: COLPRENSA.

15 años después del asesinato, el partido político Farc reconoció que el entonces secretariado de las Farc ordenó el homicidio de Álvaro Gómez. Por su parte, las disidencias de este grupo guerrillero, comandadas por alias Iván Márquez y Jesús Santrich confirmaron la información entregada por Timochenko.

Le puede interesar: Las Farc aceptaron ser responsables del asesinato de Álvaro Gómez Hurtado

Asimismo dieron a conocer que el crimen fue ordenado en los años 80. A través de un escrito publicado en la página web del grupo subversivo, dijeron: “La eliminación de uno de los principales agitadores de la guerra a muerte contra los campesinos de Marquetalia en los años sesenta, fue decidida por la Dirección de las FARC-EP desde la Séptima Conferencia realizada en el Departamento del Meta en mayo 4 al 14 de 1982”.

Le puede interesar: Reacciones encontradas por la aceptación de las Farc del asesinato de Álvaro Gómez

En el comunicado, publicado ayer, aseguraron que las múltiples versiones acerca del crimen de lesa humanidad, no eran verdaderas; “ninguna de las hipótesis sobre los móviles y autores de la muerte de Álvaro Gómez Hurtado eran ciertas, y ninguno de los que de una u otra manera habían sido implicados tenían que ver con tal suceso. Falsas, entonces, eran las versiones de paramilitares como Éver Veloza (alias HH, de narcos como Santa Lopesierra y Luis Hernando Gómez Bustamante (alias Rasguño), que pretendieron incriminar, por ejemplo, al expresidente Ernesto Samper Pizano, seguramente con la premeditada determinación de sacar sucios dividendos políticos”.