VIRAL: La nueva polémica por la serie ‘Matarife’ es por cuenta de un profe que se la puso de tarea a sus alumnos

No es para nada raro ver un enfrentamiento entre uribistas e izquierdistas en redes sociales. Más allá de las razones de cada uno, se vuelve algo personal y ninguno sede en su posición.

Algo así se está persentando en Twitter después de que Laurenao Tirado, vocero de algunos padres de familia del colegio Virrey Solis, de Bucaramanga, denunciara públicamente al profesor de español Wílmer Chaparro por incitar a sus alumnos a ser “militantes de izquierda”.

¿La razón?

Resulta que el docente consideró una buena forma de que sus estudiantes de grado 11 hacieran análisis con la serie ‘Matarife’, precisamente esa que ha causado tanta molestia en el uribismo y que de hecho ya tiene a la firma de abogados de Abelardo de la Espriella trabajando en un proceso judicial contra su autor: Daniel Mendoza.

Según el tuitero, a los estudiantes se les pidió un trabajo con introducción, reseña de cada capítulo, valoración crítica y juicio de valor sobre la serie que habla del expresidente de Colombia, Álvaro Uribe, y sus supuestos nexos con el paramilitarismo.

La queja del señor, como era de esperarse, se convirtió en un tira y afloje: por un lado, decenas de personas que lo respaldan y hasta piden la salida del profesor, mientras que otras apoyaron al docente y ven el ejercicio como una manera de fomentar el pensamiento crítico.

https://twitter.com/LaureanoTirado/status/1273029839575027719?s=20

Incluso cerca de 100 exalumnos del colegio emitieron una carta firmada en la que buscan “defender el derecho a la libertad de cátedra” porque, según ellos, el profesor no ha tratado de “imponer una verdad absoluta”.

Para la psicóloga Carolina Loaiza, este tipo de situaciones se presentan cuando hay un sesgo por parte y parte. “En medio de esta polarización todo lo que no vaya acorde con nuestros lineamientos lo vemos mal. Nada es bueno o malo porque sí, es la gente quien lo viene a volver malo o bueno. Mientras se muestre una visión integral de las cosas, es correcto”.

Por su parte, el psicólogo Gonzalo Ordóñez se refirió al tema en Caracol Radio y explicó que este tipo de actividades permite que los jóvenes exploren distintos puntos de vista políticos. “No se pueden prohibir estos espacios porque entonces los colegios que tienen ciertas inclinaciones como los religiosos, entonces también deberían cerrar”, concluyó.