Velar por la integridad de sus compañeros la hace feliz

/FOTOS: JULIO HERRERA.

A sus 24 años Yésica Hincapié López se siente una privilegiada. Desde que salió de la universidad rumbo a su práctica profesional no ha tenido que mandar ni una hoja de vida, siempre ha tenido trabajo y en lugares que la han hecho muy feliz.

Hoy es la analista administrativa de 10X Thinking –afiliada a Comfama–, donde tiene a su cargo varios roles, pero el más importante es el de garantizarles a sus compañeros que cuentan con todos los elementos y las condiciones ideales para desempeñar sus funciones, y por eso ellos la reconocen como una “tesa” en su empresa.

Yésica, ¿cómo fueron tus comienzos en tu carrera?

“Yo me gradué primero como tecnóloga en Gestión Humana en la I.U. Salazar y Herrera, y ahora estoy en octavo semestre de Administración de Empresas en la U. Luis Amigó. En la tecnología hice mis prácticas en Cueros Vélez, a la cual 10X Thinking le prestaba servicios de talleres en consultoría e innovación.

Cuando finalizó la práctica, por mis buenos resultados mi jefe me quería dejar pero no se pudo abrir la vacante, y ella me recomendó con el gerente de 10X Thinking, con quien tenía muy buena relación. Y comencé un 1 de diciembre hace ya cinco años, fue algo muy feliz porque era mi primer trabajo y no tuve que enviar ninguna hoja de vida, nunca he tenido que buscar trabajo”.

¿A qué te dedicas, cuál es tu responsabilidad?

“Yo soy la analista administrativa, me encargo de todo lo que tiene que ver con afiliaciones, contrataciones, facturación, mes a mes debo pasarle a la contadora informes de egresos e ingresos, manejo las relaciones con los proveedores y clientes, y además estoy pendiente de que no falte nada en la oficina, que los empleados tengan todo: elementos de protección, silla, base, teclado.

También soy responsable del sistema de gestión de seguridad y salud en el trabajo, aunque tenemos un asesor externo, pero yo soy la encargada en la empresa”.

¿Cómo te ha apoyado la empresa para tu crecimiento personal y profesional?

“Yo vivo feliz, amo mucho mi empresa, acá me han ayudado a crecer como persona y como profesional, gracias a su apoyo me han pagado el 50 % de mi carrera actual y el otro 50 % me lo prestan y me hacen descuentos de nómina, por tanto no me queda tan pesado cancelar el semestre. También pude comprarme un vehículo con su ayuda.

Mi idea es hacer un plan de carrera en la empresa y que cuando me gradúe haya posibilidades de ascender”.

¿Y qué te gustaría ser?

“Quisiera ser directora administrativa algún día. Hoy en el cargo está una amiga, ella ya es graduada como administradora de empresas y tiene más conocimientos, la idea es que trabajemos muy de la mano en el futuro”.

Supongo que durante la pandemia, por tus responsabilidades en la empresa, han sido tiempos difíciles…

“Si, claro, porque me ha tocado estar pendiente de que se cumplan los protocolos. Por fortuna Sura nos ha brindado muchas herramientas, acá hemos estado muy pendientes de todos, solo hemos tenido dos casos y no pasaron a mayores, y mi tarea era hacerles seguimiento en casa, que ellos y sus familias estuvieran bien”.

¿Qué crees que piensan y dicen de ti tus compañeros?

“Que siempre estoy dispuestos a ayudarles, a veces pueden decir que soy malgeniada o con carácter, y a veces sí (risas), pierdo un poco la paciencia y digo ‘estos por qué son así’, pero trato de colaborarles en lo que necesiten”.

¿Qué crees que es lo mejor de tu empresa?

“Que es una empresa de consultores que trabaja de cara a los clientes y les ayudan con sus gestiones, son personas muy tesas y estudiadas. Mi jefe Felipe Restrepo es brillante, todo lo sabe, a veces en la universidad cuando hay debates con los profesores yo digo ‘mi jefe me dice que eso ya no se usa, que eso ya cambió’. Gracias al conocimiento de él y de otro jefe, Daniel Ángel, nos hemos dado a conocer en el mercado y ahora tenemos muchos proyectos”.

Su familia y su novio son su apoyo

Yesica vive en el barrio Santander junto a sus padres Fabiola y José Ángel, y su mascota Susy, una french poodle que la acompaña desde hace cinco años. Su tiempo libre se lo dedica a ellos y a su novio Diego, con quien disfruta viendo películas, saliendo a recorrer la ciudad o a pasear, lo cual le fascina.