¡Un ejemplo! El empresario que se pone del lado de los trabajadores y les paga más de lo que quedaría el mínimo en el 2021

Christian Dae, presidente de Tecnoglass. /FOTO: COLPRENSA

No hubo acuerdo entre empresarios y representantes de los trabajadores sobre el aumento que tendrá el salario mínimo para el 2021 y, como en años anteriores, el incremento lo definirá el Gobierno por decreto.

Lo cierto es que en la mesa de diálogos los gremios hicieron un aumento ‘mínimo’ en su propuesta. En una carta publicada por la Andi, Acopi, la SAC, Asobancaria y Anif, indicaron que debería pasan de proponer un aumento del 2 % al 2,7 %. Es decir que el salario mínimo quedaría en $901.504 y el auxilio de transporte llegaría a $ 108.496, para un total de $ 1.010.000.

Aunque esta discusión generalmente tiene de un lado a los empresarios y del otro a los trabajadores, hubo un hombre que rompió el esquema y dio de qué hablar.

Se trata de Christian Daes, presidente de Tecnoglass, empresario que se puso del lado de los empleados y ante la anterior propuesta del 2 % anterior dijo: “Mandan huevo”.

Pues la revista Semana decidió indagar sobre el pago que reciben sus empleados y, efectivamente, el empresario aplica lo que predica.

“El sueldo mínimo en la empresa es de 977.000 pesos, son 100.000 pesos más que el mínimo oficialmente establecido. Aparte de eso, les doy el subsidio de transporte en dinero, pero les facilito el traslado: proveo los buses para llevarlos y traerlos”.

Daes hizo un análisis de los gastos que tiene un trabajador. “La realidad es que el salario mínimo no alcanza para nada. Yo he sacado la cuenta en Barranquilla. Los empleados toman 2 buses de ida y 2 de regreso para llegar hasta sus sitios de trabajo. Pagar 4 buses requiere 8000 pesos diarios, multiplicado por 25 días, serían 200.000 pesos. Además de eso, pagan 7000 pesos en el corrientazo, por 25 días, son 175.000. Solo les quedan 500.000 pesos para el arriendo, la luz, el agua, el teléfono, la salud, el colegio…”, calculó.

Además contó los demás beneficios con los que cuenta en su empresa. “También les subsidio el almuerzo en un restaurante moderno en el que, en vez de pagar 7.000 pesos por un corrientazo, pagan 4.000 por un buen almuerzo. Esto es para devolverle la dignidad a la gente.

“No estoy diciendo que subamos el sueldo en un 30 % porque de pronto no lo soportan las empresas en este momento, pero sí hay que devolverles un poco a la gente que nos ayuda a producir”.

Y es que este barranquillero, hincha a morir del Junior, demuestra que le da importancia a las personas que laboran para él.

 

“Tenemos que preguntarnos por qué la luz, el agua, el celular... todo es más caro en Colombia que en otros países y lo más económico tiene que ser la mano de obra”, fue otra de sus frases más contundentes.

Mientras el tira y afloje continúa, seguramente muchos empleados en el país quisieran tener un jefe como Daes, del que debieran tomar ejemplo muchos, pero muchos empresarios.