Un consejo y una experiencia para que el alcalde y su esposa tengan fe: “El amor y la entrega es la mejor medicina para tu chiquita”

La niña nació con una enfermedad hepática que se complicó por estos días /FOTO: CORTESÍA DANIEL QUINTERO

En la noche de este martes, y luego de varias horas, el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, informó a través de su cuenta en Twitter que tanto Diana, su esposa, como Aleia, su hija de 5 meses, salieron de cirugía.

“Gracias a todos por sus oraciones. Después de 16 horas, acaba de terminar la cirugía de trasplante. En minutos Aleia pasará a la Unidad de Cuidados Intensivos. Diana está ya en la Unidad de Cuidados Especiales avanzando en su recuperación”, escribió.

https://twitter.com/QuinteroCalle/status/1265478855122436097

Así fue el procedimiento

Aleia, de tan solo 5 meses de edad, nació con una enfermedad hepática. Ante la complejidad de conseguir un donante, y tras varios exámenes, se determinó que Diana Osorio, su mamá, podía ser la donante.

Lea también: Hija y esposa del alcalde fueron sometidas a trasplante.

Según información entregada por el Hospital Pablo Tobón Uribe, lugar donde le practicaron el procedimiento, se trató de un trasplante de hígado con donante vivo.

“El trasplante de donante vivo consiste en realizar una hepatectomía, extracción de un segmento del hígado de un donante vivo para un receptor pediátrico que requiere dentro de su tratamiento el trasplante hepático. El segmento del hígado se selecciona teniendo en cuenta el peso y la talla del receptor (paciente que requiere el trasplante)”, indicaron en un comunicado.

Explicaron que este tipo de procedimiento es posible gracias a que el hígado tiene la capacidad de regenerarse y crecer.

https://www.instagram.com/p/CAskjuSpcCm/

El consejo de una familia que pasó por lo mismo

“Señores Daniel y Diana, mucho ánimo y mucha fortaleza. Es el proceso y la prueba más grande del amor como familia. El amor y la entrega es la mejor medicina para tu chiquita. Fe, confianza, amor y siempre, siempre sean positivos frente a su recuperación. Los niños son muy fuertes, y lo mejor de todo es que son muy agradecidos. En pocos días verán una nueva pequeñita llena de vida y mucha salud. Bendiciones”.

Este es uno de los tantos mensajes internos que ayer llegaron a la cuenta del alcalde de Medellín, Daniel Quintero.

Quien escribe es Yulieth Andrea Osorio Vergara, alguien que sabe de lo que habla, porque hace exactamente un año pasó por una situación similar a la que hoy vive el alcalde.

El 14 de mayo de 2019, Anthony, el hijo de Yulieth, fue sometido a una cirugía de trasplante de hígado. El donante fue su papá, Santiago.

“En ese momento mi hijo tenía 2 años de edad. Él nació con un síndrome que afecta varios órganos, entre ellos el corazón y el hígado. Además había escasez de conductos biliares que hicieron que el hígado se enfermara y llegara a una cirrosis y requiriera trasplante”, contó.

Anthony, antes y después del trasplante de hígado con donante vivo. /FOTO: CORTESÍA (PUBLICADAS CON AUTORIZACIÓN DE LA MADRE).

Luego de varios exámenes se determinó que el padre podía ser el donante. “Teníamos miedo que no aguantara la cirugía, pero se llegó el día”, mencionó.

Anthony también fue intervenido en el Hospital Pablo Tobón Uribe. Ese día fue muy largo. Primero el papá entró a cirugía y luego el pequeño.

Aunque con algunas complicaciones, la cirugía fue un éxito. Ya tocaba enfrentar otro momento duro: la recuperación.

“La etapa dura es después, que sí acepte el hígado, pueden haber complicaciones en cualqueir momento del proceso, era algo muy incierto. Los médicos me decían que era increíble la fuerza de mi hijo, pasó por muchas cosas”, contó.

En total, su pequeño estuvo 4 meses en el hospital. “Fueron momentos difíciles, en los que sentí que podía perder a mi hijo, les hacen muchos controles, siempre hay incertidumbre”.

Pero ahora, aseguró Yulieth, lo más importante es que su hijo salió victorioso y hoy, tal como ella cuenta, es otro.

“Mi hijo era verde y con este trasplante le cambió la manera de vivir”, añade Yulieth, quien con su experiencia se atrevió a escribirle al alcalde para darle ánimo.

“En este proceso siempre hay que estar positivos. El amor como familia es el más importante y juntos lo van a lograr. Ellos son fuertes, son muy agradecidos y dentro de poco su niña estará llena de vida”, concluyó.