Trump vuelve a ser foco de críticas: entre pizzas, tapabocas y la Casa Blanca

/FOTO: AFP.

Cuando sea que uno lea un suceso o noticia donde el protagonista sea Donald Trump, siempre irá una crítica de la mano, y en esta ocasión no es la excepción.

Después de pasar 3 días en el hospital militar Walter Reed, en las afueras de Washington, el mandatario, de 74 años de edad, regresó a la Casa Blanca en helicóptero, poco después de anunciar en Twitter su intención de reanudar “pronto” su campaña para un segundo mandato.

 

Unos minutos antes, de tapaboca, traje y corbata, el mandatario había abandonado caminando el centro médico previo a entrar en un vehículo negro y luego en el Marine One en medio de los gritos de “¡Cuatro años más!, ¡Cuatro años más!” de sus seguidores apostados en la entrada.

Trump salió a pie del hospital para montarse en el vehículo que lo llevó al helicóptero presidencial. / FOTO: AFP.

Recordemos que Trump fue hospitalizado el viernes horas después de dar positivo en la prueba de coronavirus. Ayer, iniciando la noche, anunció que ya recibía el alta médica para continuar su tratamiento en la Casa Blanca, pese a que los médicos han advertido de que “no está fuera de peligro”.

Antecedente: Trump, hospitalizado para someterse a tratamiento experimental.

Sin embargo, se aseguró que “en la Casa Blanca tendrá un personal médico prestigioso a su disposición las 24 horas del día“.

Sean Conley, médico personal de Trump. / FOTO: AFP.

Según su médico personal, Sean Conley, el mandatario se encuentra en un “terreno no explorado” por otros pacientes de la Covid-19 debido al tipo de tratamiento que ha recibido.

El presidente es de los primeros pacientes conocidos de coronavirus a los que se ha suministrado una combinación de tratamientos potentes como el cóctel experimental de anticuerpos de la farmacéutica Regeneron, que recibió el viernes; el antiviral Remdesivir y el esteroide dexametasona.

¿Y los cuidados?

/ FOTO: AFP.

El mandatario, quien ya había sido criticado por salir en una caravana a saludar a los simpatizantes que lo apoyaron a las afueras del hospital, ahora a su llegada a la Casa Blanca el gobernante subió las escaleras del pórtico sur de la residencia presidencial, se quitó la mascarilla y saludó la partida del Marine One. Hasta ahí todo normal, pero segundos después, el mandatario entró sin mascarilla al interior del edificio, lo que para muchos representó un riesgo para su familia y para quienes trabajan en el lugar, pues los médicos reconocieron que experimentó síntomas como fatiga y algo de fiebre.

Pizzas de agradecimiento

Simpatizantes alientan al mandatario para que se recupere pronto. / FOTO: AFP.

Mientras Donald Trump recibe los más especiales y hasta experimentales cuidados para superar el coronavirus, sin muchas medidas de bioseguiridad o cuidado, como se han visto ya en otras concentraciones o manifestaciones que se han presentando en los Estados Unidos, cientos de personas decidieron acompañar al presidente mientras que pasaba sus días como paciente en el hospital militar, así que la mejor manera de agradecerles que se le ocurrió al mandatario fue enviar 200 pizzas a estos ciudadanos comprometidos.

/ FOTO: AFP.

Quizá usted se esté preguntando si es en serio, pues sí, y estas personas celebraron y quedaron felices con el “regalazo” del presidente Trump, que ha rebajado varios puntos en las encuestas camino a las elecciones presidenciales.

 

Para muchos es el mejor presidente y más generoso de la historia al regalar estas pizzas.

 

Con información de AFP y EFE