Terror en un edificio: un incendio deja casi 50 muertos

Un incendio ocurrido de madrugada en un edificio residencial y comercial de la ciudad de Kaohsiung, en el sur de Taiwán, dejó hoy al menos 46 muertos y 41 hospitalizados.

La portavoz gubernamental Li Litai confirmó a la agencia EFE que la última actualización de la cifra de víctimas, a las 4:30 p.m. hora local (3:30 a.m. en Colombia), es de 87, de las cuales 46 perecieron y el resto permanecen hospitalizadas.

Las edades de estas últimas -precisó Li- están comprendidas entre los 8 y los 83 años, todas rescatadas por un operativo de salvamento compuesto por de 159 efectivos y 75 vehículos, y cuyas labores habían concluido hacia las 5:00 de la tarde en Taiwán.

 

Desde el Departamento de Bomberos de Kaohsiung consideraron que la operación había sido “complicada”, y que la alta cifra de fallecidos se debió parcialmente a que el edificio siniestrado -de 13 alturas- estaba habitado por un gran número de ancianos y personas con demencia y discapacidad, lo que les habría dificultado la huida.

“Cuando los bomberos llegaron (al lugar del suceso) vieron que había un gran fuego en la planta baja”, relató Li por teléfono.

Los rescatistas consideraron el incendio “virulento”, según un comunicado publicado por el cuerpo, cuyos empleados estuvieron combatiendo el fuego durante unas cuatro horas y media hasta lograr extinguirlo por completo.

Muertes por intoxicación

Según la fuente el fuego terminó por devorar y destrozar los interiores del edificio entre la planta baja y el cuarto piso del bloque, en el que se estima que habitan unas 130 personas y que se encontraba en un mal estado de conservación.

Las fotografías publicadas por la prensa local muestran esa parte del edificio, ubicado en la avenida Fubei, totalmente carbonizada.

La prensa taiwanesa añadió que la gran columna de humo provocada por el incendio en las plantas inferiores fue responsable de muchas de las muertes, por intoxicación, en los pisos superiores.

La portavoz taiwanesa Li indicó asimismo que “se ha comenzado una investigación para conocer las causas” del fuego y que por el momento no se han hecho públicas conclusiones preliminares.

Por su parte, testigos citados por la prensa local afirmaron haber oído una fuerte explosión antes de que comenzara el incendio.

La agencia oficial taiwanesa de noticias CNA entrevistó a un residente apellidado Mao: “Salí de casa de inmediato con mi móvil y tomé un ascensor sin pensarlo 2 veces”, dijo, pero una vez que llegó a la planta baja se encontró con que el fuego bloqueaba las salidas.

Al final, él y otros vecinos lograron salir del edificio desde uno de los sótanos. “Tuve mucha suerte. Espero que otros vecinos salieran sanos y salvos también”, apuntó.

El edificio siniestrado se construyó hace 40 años y contaba con 2 plantas subterráneas que estaban vacías, locales comerciales -muchos de ellos, ahora abandonados- en los primeros niveles y viviendas en los pisos superiores. Según la prensa estatal china, había un total de 120 viviendas en el edificio.

Con información de EFE.