Tenga cuidado donde compra el licor que se toma

/FOTO: CORTESÍA.

Capturada por las autoridades, terminó una mujer de 46 años en el oriente de Medellín que presuntamente se encontraba comercializando licor irregular.

Los hechos se presentaron la tarde del jueves 5 de noviembre, a eso de las 5:00 de la tarde. Hasta una licorera ubicada en la carrera 25A con calle 56, barrio El Pinal, funcionarios de Rentas Departamentales de la Gobernación de Antioquia y la Policía Nacional, llegaron y con la autorización de una trabajadora del local, ingresaron.

Tras la verificación de los productos, los empleados públicos decomisaron:

  • 8 botellas Aguardiente Antioqueño sin azúcar de 375 mililitros.
  • 43 botellas de Aguardiente Antioqueño sin azúcar de 750 ml.
  • 10 botellas de Aguardiente Antioqueño sin azúcar de 1000 ml.
  • 6 botellas Aguardiente Antioqueño sin azúcar de 2000 ml.
  • 17 botellas Aguardiente Antioqueño tradicional de 375 ml.
  • 15 botellas Aguardiente Antioqueño tradicional de 750 ml.
  • 11 botellas Aguardiente Antioqueño tradicional de 1000 ml.
  • 6 botellas Aguardiente Antioqueño tradicional de 2000 ml.
  • 32 botellas Ron Medellín añejo 3 años de 375 ml.
  • 17 botellas de Ron Medellín añejo 3 años de 750 ml.
  • 3 botellas de Ron Medellín añejo 3 años de 1000 ml.
  • 18 botellas de Ron Medellín añejo 3 años de 1050 ml.
  • 12 botellas de Ron Medellín añejo 3 años de 2000 ml.

La razón de la importante incautación, es que en el sitio se estaban presuntamente cometiendo corrupción de alimentos.

¿Qué significa?

El artículo 372 del Código Penal Colombiano dice: “El que envenene, contamine, altere producto o sustancia alimenticia, médica o material profiláctico, medicamentos o productos farmacéuticos, bebidas alcohólicas o productos de aseo de aplicación personal, los comercialice, distribuya o suministre, incurrirá en prisión de cinco (5) a doce (12) años, multa de doscientos (200) a mil quinientos (1.500) salarios mínimos legales mensuales vigentes e inhabilitación para el ejercicio de la profesión, arte, oficio, industria o comercio por el mismo término de la pena privativa de la libertad. En las mismas penas incurrirá el que suministre, comercialice o distribuya producto, o sustancia o material de los mencionados en este artículo, encontrándose deteriorados, caducados o incumpliendo las exigencias técnicas relativas a su composición, estabilidad y eficacia”.