Si refinanció los servicios públicos por la pandemia, así le debe llegar la factura de agosto

Los usuarios que se acogieron al pago de energía y gas en forma diferida verán los cobras en la cuenta de agosto./FOTO: CARLOS VELÁSQUEZ.

En cumplimiento en agosto de los primeros plazos otorgados por la Comisión de Regulación de Energía y Gas, Creg, a aquellos usuarios residenciales que se acogieron a pagos diferidos, un experto da a conocer qué cobros les podrían hacer.

Como se recordará, en aplicación del decreto legislativo 417 del 17 de marzo de Emergencia Económica, Social y Ecológica para enfrentar la pandemia del Covid-19, con el fin de garantizar la prestación continua y efectiva de los servicios públicos residenciales, en especial de los estratos 1, 2, 3 y 4, , la Creg expidió el 14 de abril los acuerdos 058 y 059 de 2020 en los que se reglamentan los pagos diferidos a 2 meses después del 30 de mayo.

Reneiro Yepes, asesor en servicios públicos, reconoció que el costo de la energía ha tenido incrementos en medio de la pandemia debido a un aumento del kilovatio hora presentado por las condiciones climáticas que se produjeron a comienzos de 2020, lo que fue antes de que se tomaran las medidas para enfrentar la pandemia y esto lógicamente se vio reflejado en la tarifa que debe pagar el usuario.

En cuanto a quienes se acogieron al pago diferido a 2 meses establecido por las resoluciones de la Creg, dijo que si se trata de los estratos 1 y 2, que deben cancelar la cifra que no supere el consumo básico o de subsistencia, los cobros se harán a 36 meses sin interes.

Puso como ejemplo que si el usuario de estos estratos paga $ 100.000, estaría debiendo a agosto $ 300.000, que le serán diferidos a 36 meses. Por esto la cuenta le llegará con un incremento de $ 8333, o sea que le aparecerán los $ 100.000 de agosto más los $ 8333.

En el estrato 4, en el caso de una cuenta también de $100.000, estaría debiendo $ 300.000. Como para este estrato sería diferido en 24 meses la cuenta llegará con $ 12.500 más, es decir, por $ 112.500. Pero, como aquí se genera un interés de financiación muy bajo, le puede subir el cobro a $ 114.000, concluyó el experto.