“Se pierde al héroe de la ventriloquía”

/ Foto: Colprensa.

El humorista venezolano Carlos Donoso falleció este jueves en un centro hospitalario de Bogotá tras varios días de encontrarse en cuidados intensivos por complicaciones del cáncer de pulmón que padecía.

El pasado mes de diciembre le cambió la vida a este humorista y su familia. El reconocido ventrílocuo conoció el diagnóstico del cáncer de pulmón, por lo que de inmediato comenzó los distintos tratamientos para combatirlo, en una lucha que perdió en la mañana de este 16 de abril.

La situación no fue nada sencilla para el humorista con más de 50 años de trayectoria. De hecho, amigos y familiares hace algunas semanas lanzaron una voz de auxilio en las redes sociales para reunir fondos con el objetivo de ayudar a Donoso con su tratamiento de la lucha contra en cáncer.

 

Tan sólo en Colombia fueron más de 35 años de actividades artísticas las que realizó desde el tiempo en que empezó a darse a conocer junto a sus compañeros inseparables, ‘Kini’ y ‘Lalo’ en el Festival Internacional del Humor.

Tras su diagnóstico, Donoso debió cancelar todos sus espectáculos, por lo que dejó de percibir recursos vitales para el sustento de su familia y los costos del tratamiento contra el cáncer.

‘Kini’ fue sin duda su gran creación. Un mico con todo su humor incorrecto pero divertido, del cual ni el propio Donoso se salvaba. / Foto: Colprensa.

Incluso, intentó regresar a su país natal, Venezuela, lo cual fue prácticamente imposible, no sólo por la situación actual, política y social, que se vive en esta nación, también por la emergencia internacional generada por el Covid-19.

A sus 72 años de edad, se requería un rápido tratamiento con el fin de evitar que el cáncer que padecía en su pulmón derecho no se extendiera a otras partes de su cuerpo, lo que lo haría imposible de tratar.  

Nunca dejó de lado sus muñecos que lo acompañaron por décadas, y con quienes experimentaba, buscaba formas para mejorar sus movimientos, hacerlo más independiente a él.

¿Quién era este maestro de la ventriloquía y el humor?

Abogado titulado, nació en Caracas en 1948, siendo hijo de chilenos que migraron a Venezuela donde conformaron una familia de 6 hijos.

Con tan sólo 7 años de edad, Carlos vio en la televisión a Paco Miller, ventrílocuo ecuatoriano radicado en México, quedando fascinado al ver cómo el muñeco cobraba vida.

Esa fue la semilla que empezó a crecer en Carlos, quien a los 17 años de edad empezó a intentar darle vida a un muñeco, lo cual comenzaría a lograr 2 años más tarde, en un arte, que según el propio artista, no dejó de explorar por más de 50 años.

Un viejo muñeco que un amigo le regaló, al cual tuvo que reparar e incluso ponerle un par de ojos que sacó de una de las muñecas favoritas de sus hermanas, para poder empezar a practicar. Así creó a ‘Kini’.

A finales de los años sesenta no era fácil en Venezuela abrirse paso en el mundo del humor y menos en el casi desconocido arte de la ventriloquía, por lo que se le ocurrió darle a ‘Kini’ un acento mexicano, por lo que muchos empezaron a creer que Donoso también era mexicano y lo contrataban.

Gracias a este trabajo y la simpatía que generaba el pequeño ‘Kini’, logró los recursos suficientes para costearse su carrera de derecho. Fue en medio del auge de sus presentaciones en distintos locales de la ciudad de Caracas, que uno de los propietarios de los establecimientos le regalaría otro de sus muñecos, el popular ‘Lalo’, quien llegó en el momento justo para convertirse en el contrapunto de popular ‘Kini’.

Aquí lo vemos acompañado de sus dos estrellas: ‘Kini’ y ‘Lalo’. / Foto: Colprensa

Amigos y colegas

Tras conocerse la noticia del fallecimiento del popular humorista, amigos y colegas empezaron a manifestarse a través de las redes sociales.

Para el humorista ‘el Mono’ Sánchez: “Se pierde al héroe de la ventriloquia. Cuando llegó a Colombia, atendiendo el llamado de Alfonso Lizarazo, despertó en toda una generación, una pasión por este tipo de humor, convirtiéndose en algo único. En esa época llegaron al país grandes artistas, haciendo su aparición Carlos Donoso desde Venezuela con un par de muñecos, y la gente olvidó que era una voz impostada la que lograba que ese par de muñecos nos hiciera reír. Tenía tanta creatividad y talento, que lograba que la gente mirara los ojos de los muñecos”.

Y agregó: “En el mundo del humor tu puedes hacer muchos compañeros, como en la vida diaria, pero amigos pocos, y el man era un amigo, porque aparte de criticarte sanamente, construirte, ayudarte y permitir que uno estuviera en un escenario con él, tenía un don de gente y sabía de todo como bien abogado”.

 

El popular humorista Hassam, reconocido por personajes como ‘Rogelio Pataquiva’, también se manifestó ante la noticia: “Maestro. El cielo sonríe contigo. Aunque nos quedamos sin tus muñecos”.

 

Colprensa