Rigo dio la pelea para Colombia en la prueba élite de ruta del Mundial de Ciclismo, pero Alaphilippe voló y le dio el título a Francia

En el centro se ve a Rigo pedaleando durante la prueba de hoy. /FOTO: FEDERACIÓN COLOMBIANA DE CICLISMO.

El francés Julian Alaphilippe se convirtió en campeón del mundo de ciclismo en ruta este domingo en el circuito de Imola, en Italia, devolviendo a su país un título que no ganaba desde que en 1997 se impusiera Laurent Brochard.

La medalla de plata fue para el belga Wout Van Aert y el bronce se lo llevó el suizo Marc Hirschi.

Este fue el podio de la prueba élite de ruta. De izquierda a derecha: el belga Wout Van Aert (plata), el francés Julian Alaphilippe (campeón) y el suizo Marc Hirschi (bronce). /FOTO. EFE.

El mejor de la Selección Colombia fue el antioqueño Rigoberto Urán, quien cruzó la línea de meta en el puesto 24, a un minuto y 34 segundos del vencedor.

“Nosotros teníamos buen equipo, queríamos hacerlo bien. Siempre he dicho que las carreras de un día son un poco lotería. Tratamos de estar al final bien. Se hizo un Mundial discreto, queríamos estar más adelante, pero siempre he dicho que la carretera siempre lo pone a uno en el lugar donde tiene que estar”, dijo el urraeño.

 

Los otros colombianos que terminaron la prueba fueron Daniel Martínez (31) y Esteban Chaves (32), ambos a 3:44 de Alaphilippe; Miguel Ángel ‘Supermán’ López (41), a 9:24, y Sergio Higuita (48) y Sergio Luis Henao (50), a 10:32.

La Federación Colombiana de Ciclismo indicó que “Harold Tejada y Cristian Muñoz, debutantes en campeonatos mundiales élite, no concluyeron la prueba”.

“Salimos con muy buen ritmo del Tour y al final cuando el grupo estaba en menos de 40 corredores teníamos a 4, eso es bastante importante. Es verdad que el recorrido tenía más de 5000 metros de desnivel, pero las subidas no eran de más de 6 minutos, que para un colombiano es bastante atípico, pero como siempre tratamos de hacer lo mejor posible y con mucha profesionalidad”.

Esteban Chaves.

Se escapó

La prueba élite de ruta del Mundial se disputó sobre 258 kilómetros, entre las colinas de Imola, y tuvo como epicentro el célebre autódromo Enzo y Dino Ferrari.

El francés Julian Alaphilippe entra vencedor en Imola. /FOTO: EFE.

Alaphilippe cruzó la meta en solitario, pero en el grupo que lo perseguía y peleó por la plata y el bronce, que entró a 24 segundos, se encontraban también el polaco Michael Kwiatkowski, el danés Jakob Fuglsang y el esloveno Primoz Roglic, que no pudieron subir al podio.

El francés atacó en lo alto de la última ascensión, a menos de 12 kilómetros del final, para terminar cruzando la meta solo en el autódromo Enzo y Dino Ferrari, vestirse con el ansiado maillot arco iris y hacer sonar La Marsellesa en el cierre de este Mundial, inicialmente previsto en Suiza y que cambió de sede por las restricciones ante la pandemia del coronavirus.

“Me cuesta encontrar las palabras, simplemente quiero dar las gracias a mis compañeros de equipo, que creyeron en mí hoy. Hemos hecho un gran trabajo. Esto era el sueño de mi carrera”, comentó el triunfador del día.

El corredor galo, ganador de la segunda etapa del Tour de Francia el pasado 30 de agosto en Niza, vivió en Imola uno de los grandes momentos de su carrera deportiva, junto al Tour del año pasado, cuando ilusionó a todo su país llevando durante 14 días el maillot amarillo de líder de la general en la Grande Boucle.

Es el noveno corredor francés en ganar el Mundial en ruta. Entre sus predecesores hay nombres ilustres como el de Bernard Hinault, que lo logró en 1980.

 

Roglic, una semana después de dejar escapar el título en el Tour de Francia, se conformó con el sexto lugar en el Mundial.

El esloveno Tadej Pogacar, campeón hace una semana de la carrera ciclística por etapas más importante del mundo, finalizó en el puesto 33, a 3 minutos y 44 segundos del ganador.

Con información de EFE.