Ricos recursos naturales del Suroeste atraen la codicia de las bandas criminales, que estarían detrás de los 2 triples homicidios de esta semana

Estos fueron los 3 muchachos asesinados en Andes en la noche del jueves: a la izquierda, Arlex James Rodríguez Mora, de 27 años; Gilberto Alejandro Potes Valois, de 19 (camiseta blanca), y Alexis Franco Cruz, de 13. /FOTOS: CORTESÍA CONEXIÓN SUR.

Desde comienzos de 2020 empezó a preocupar la situación de orden público en el Suroeste antiqueño, donde, paradójicamente con la llegada de las medidas sanitarias por el Covid-19, los casos de homicidio no pararon y siguieron su escalada.

Este año ya la región presenta un incremento de casos de asesinatos en un 45,6 %, según estadísticas dadas a conocer por la Secretaría de Gobierno de Antioquia, con corte al pasado 19 de agosto. Hasta ese día la subregión presentaba 182 asesinatos, frente a 125 de igual período de 2019.

¿Qué está pasando?

Pero, ¿qué es lo que está ocurriendo en esta subregión, una de las de más recursos naturales y generadora de empleo rural en el departamento?

Para Óscar Yesid Zapata, miembro del Proceso Social de Garantías para Defensores de Derechos Humanos, en los últimos meses se evidencia que a los municipios del Suroeste están llegando facciones de las Autodefensas Gaitanistas o Clan del Golfo, que tratan de tomar el control no solo del microtráfico sino de otras actividades de esta rica región como la minería del oro y del carbón y, por esta época, de la cosecha de café.

Estas fuerzas están tratando de imponer su supremacía a través de las armas y buscan establecer un orden social.

El analista dijo que por eso se están presentando masacres y homicidios colectivos, sobre todo de jóvenes, como una manera de enviarle un mensaje a la gente de quién es el que manda allí y quién da las órdenes, lo que genera riesgos en la vulneración de derechos de toda la población.

Advirtió que no es hora de tratar esa problemática con eufemismos sino con eficacia y presencia del Estado, porque en el Suroeste se están presentando otras manifestaciones delictivas que preocupan, como lo son la trata de personas, el reclutamiento forzado, el uso de menores en actividades ilícitas y la extorsión o vacunas.

Como se recordará al iniciarse la pandemia Q’HUBO empezó a tocar esta problemática y, en ese momento, quien era el secretario de Gobierno de Antioquia, hoy gobernador encargado, Luis Fernando Suárez, advirtió sobre la llegada de bandas delincuenciales del Valle de Aburrá, como algunas del municipio de Bello (Pachelly y el Mesa), otra de Caldas (la Miel) y de Medellín (la Terraza y algunas de la comuna 13) a reforzar las pequeñas pandillas que en esta subregión se dedican a la venta de estupefacientes, actividad que les quiere arrebatar el Clan del Golfo y por eso el incremento de los enfrentamientos y las muertes violentas.

Detro de esta casa de Venecia, barrio Álamos, asesinaron el domingo, 23 de agosto, a 3 hombres, uno de ellos menor de edad. /FOTO: CORTESÍA.

sobre el caso de un triple homicidio ocurrido el domingo, 23 de agosto, en zona urbana de Venecia, las autoridades dijeron luego de un consejo de seguridad que, al parecer, detrás de la matanza estaba la banda la Miel, cuyo origen y principal injerencia es en el municipio de Caldas, pero ha extendido sus tentáculos a ese sector del Suroeste.

En cuanto a la muerte de 2 hombres y 2 mujeres en una residencia del municipio de Salgar, el 26 de febrero pasado, también se indicó que sería un enfrentamiento entre el Clan del Golfo e integrantes de una banda que llegó de la comuna 13 de Medellín a reforzar un combo local.

A esta situación se sumó el recrudecimiento de los homicidios en Andes, población que este año ya tiene 24 casos, frente a 22 del mismo período de 2019. De los asesinatos ocurridos este año 21 fueron en zona rural y 3 en la urbana.

Allí, en la tarde de este viernes, se programó un consejo extraordinario de seguridad al que asistirán el secretario encargado de Gobierno de Antioquia, Jorge Ignacio Castaño; el comandante de la Séptima División del Ejército, mayor general Juan Carlos Ramírez; el director de Seguridad Ciudadana de la Polcía Nacional, mayor general Jorge Luis Vargas, y funcionarios de la Alcaldía municipal.

La última matanza

Como ya lo dijimos, en una finca cafetera de la vereda Cañaveral, de Andes, a las 8:30 de la noche del jueves un grupo armado llegó al predio y asesinó a bala a Árlex James Rodríguez Mora, de 17 años; Gilberto Alejandro Potes Valois, de 19, y a Alexis Franco Cruz, de 13 años.

Inicialmente las autoridades atribuyeron este triple homicidio a que integrantes de una banda local conocida como el Preventorio confundió a las víctimas, que habían llegado allí procedentes del corregimiento Farallones, de Ciudad Bolívar, con integrantes del Clan del Golfo.

También llamó la atención de los investigadores que en el mismo predio la noche del martes mataron con armas blancas al administrador del mismo, Tirso Ortiz Murillo, de 45 años, oriundo de Quibdó, Chocó.

Finalmente para la tarde de este viernes grupos defensores de derechos humanos programaron varios velatones en el parque de Andes y en otras localidades de Antioquia para rechazar estas acciones criminales en zonas rurales del departamento.

Violencia en el Suroeste, en datos

Homicidios múltiples este año en el suroeste:

  • Enero 23: Tres muertos y un herido dejó un ataque sicarial en el corregimiento Peña Lisa, de Salgar.
  • Febrero 26: Cuatro personas, entre ellas 2 mujeres, fueron asesinadas en una casa del corregimiento La Margarita, de Salgar. El ataque dejó también 2 heridos.
  • Marzo 3: Tres hombres fueron asesinados y 1 más quedó herido dentro de una plaza de vicio del corregimiento Tapartó, de Andes.
  • Junio 15: cuatro personas (tres hombres y una mujer) fueron asesinadas dentro de una finca cafetera del corregimiento Farallones, de ciudad Bolívar.
  • Junio 30: Asesinada una venezolana y un hombre colombiano en una finca cafetera de Betania.
  • Agosto 23: Triple homicidio en zona urbana de Venecia.
  • Agosto 27: Triple homicidio en zona rural de Andes.