¿Qué tiene Guimaraes para rescatar de Nacional?

/ FOTO: JUAN ANTONIO SÁNCHEZ

Si bien Atlético Nacional confirmó a Alexandre Guimaraes como su entrenador en propiedad para el 2021, desde ya el estratega brasileño está evaluando qué le favorecerá y que no del actual plantel y del club, para su proyecto del próximo año: ganar y ser el primer brasileño campeón con el Verde paisa.

Lea también: Liderazgo, conocimiento y experiencia, ¿podrá Guimaraes ponerle orden al Verde?

Pero para conseguir dicho objetivo, muchas cosas tendrá que cambiar, o por lo menos poner en orden el estratega, quien ha mostrado una buena actitud ante el panorama sombrío que parece cubrir al conjunto nacionalista, que pareciera que tiene más vacío que factores por destacar.

El 2020 será un año para olvidar: sin relucientes resultados, la salida del profe Juan Carlos Osorio, las eliminaciones de la liga y la Copa Sudamericana, los contagios por Covid-19…

En la liga, el Verde registró 10 victorias, 5 empates y 6 derrotas.

Juveniles

Si hablamos de la plantilla del Verde queda poco por salvar y le damos un paz y salvo a los juveniles, quienes tuvieron que poner el pecho cuando los de ‘jerarquía’ no pudieron, por diferentes razones, o no rindieron.

Antecedente: Médico del Verde confirmó 11 casos positivos de Covid-19.

/ FOTO: DIMAYOR

No se les puede responsabilizar del fracaso verdolaga, pero sí se les puede pedir más sacrificio, pues anteriormente, cuando al juvenil le daban la oportunidad de jugar en primera, peleaba y demostraba que podía quedarse. También les falta quién los arrope en la cancha.

Para salvar

Ya si hablamos de ‘renombre’, tal vez, le apostaríamos a que el nuevo D.T. eche mano a un puñado de jugadores. Sí, solo 5: Jéfferson Duque, Andrés Felipe Andrade, Vladimir Hernández, Déinner Quiñones y Aldair Quintana.

Tanto Duque como Andrade han mostrado compromiso, chispas de liderazgo, un buen rendimiento con el equipo y han aportado en ataque. La Fiera ha jugado este año 15 partidos de liga y ha marcado 9 goles; mientras que el Rifle ha disputado 21 partidos y ha celebrado en 7 ocasiones.

Por su parte, Vladimir cuando ha estado disponible, ha sido protagonista del sacrificio, da apertura e ideas y no se da por perdido; muestra de ello son sus goles, que han cambiado en más de una vez el futuro del Verde en la cancha. Ha jugado 15 partidos y suma 3 goles en liga.

En cuanto a Déinner, el club adquirió sus derechos deportivos y con Guima el volante tumaqueño podría explotar sus condiciones, esas con las que se destacó con el DIM y cuando recién llegaba el Verde.

Y Quintana, si bien aún no es el prospecto de titular, sí ha rendido cuando ha tenido la reponsabilidad a cuestas y se puede apostar en su proceso. De ahí para allá, que entre el diablo o el exdiablo y escoja.

Lea también: ¿A quiénes tiene en la mira Guima para el Verde?

Contará con apoyo

Otro factor para rescatar es el apoyo y guía que podrá tener de la mano del entrenador Alejandro Restrepo, el apaga incendios del Verde. El conjunto nacionalista está apostando en el proceso al contar con Restrepo en el cuerpo técnico.

Alejandro Restrepo. / FOTO: DIMAYOR.

Los que vuelven

Otro factor que deberá tener en cuenta Guima son los jugadores que deben ponerse a disposición del Verdolaga, finalizando esta temporada: Andrés Sarmiento, Andrés Córdoba, Brayan Lemus, Cristian Moya, David Agudelo, Gianfranco Peña, Hayen Palacios, Haider Borja, Jéfferson Rivas, Jean Lucas Rivera, Juan David Ramírez, Johan Restrepo, Jeim Botero, Kevin Mier, Miguel Arboleda, Miguel Perea, Marlon Junior Torres, Nelson Palacios, Neyder Moreno, Patricio Cucchi y Sebastián Yabur. ¿Será que de este grupo hay alguien que lo convence?

Alexandre Guimares, entrenador brasileño. / FOTO: COLPRENSA.

Los retos

Ahora, el profe Alexandre también debe tener claro los retos que le esperan en el Verde, y parece que así los tiene, pero queremos mencionar algunos:

  • Identificar las fortalezas y aspectos por mejorar, como la defensa, la generación del juego y la definición.
  • Concretar una idea de juego ganadora y rescatar la identidad y jerarquía.
  • Darle oportunidad y minutos a los juveniles.
  • Potenciar el talento y las individualidades de quienes queden.
  • Ser campeón y ganarse la continuidad con el equipo.