Que los alivios financieros no sean luego su dolor de cabeza

Con los anuncios del Gobierno de alivios financieros por la pandemia, muchos clientes de bancos y créditos en entidades como el Icetex se han aferrado a estas medidas por la necesidad.

Uno de esos beneficios es el periodo de gracia, que suena como un tiempo en el que usted simplemente no paga. Pero tenga mucho cuidado, porque esto puede generar acumulación de intereses, que se los pueden cobrar en algún momento.

La Superfinanciera define el periodo de gracia como “tiempo durante el cual el acreedor o quien legalmente haga sus veces, unilateralmente, o por expreso acuerdo entre las partes, difiere en el tiempo el cumplimiento de alguna obligación (…) Ocurrido el vencimiento del plazo de gracia, se iniciará o proseguirá la amortización parcial o total de la obligación”.

¡Ojo! La pausa en el pago no quiere decir que se ampliará el plazo y todo continúe normal. Sí, el cliente no paga monto alguno, pero al no pagar ni intereses ni comisiones ni seguros el capital adeudado puede aumentar, se puede capitalizar esa deuda y, por lo tanto, la cuota final aumentaría.

En la medida de posible asesórese bien, pida que le expliquen bien las condiciones y tome la mejor decisión. /FOTO: JUAN ANTONIO SÁNCHEZ.

De hecho, el anuncio del presidente Iván Duque, cuando se declaró la emergencia, fue: “Aquí se ha diseñado un esquema durante el cual en los próximos 2 meses aquellas empresas y personas que tienen vencimiento de créditos hipotecarios o de otra naturaleza y empresas que tengan, también, vencimientos de créditos puedan tener la posibilidad de, bajo el alivio, no pagar durante estos meses, pero, también, poder refinanciar, extendiendo los plazos de tal manera que no queden reportados ni se vean afectados en su naturaleza de trabajo”.

Tenga presente que al extender los plazos usted termina pagando mucho más.

La Superintendencia, sin embargo, definió las características que se deben aplicar en estos casos. “Para todas las modalidades de crédito, la tasa de interés de la obligación que sea objeto de modificación no puede aumentarse. Tampoco se podrán cobrar intereses sobre intereses y no procederá el cobro de intereses sobre otros conceptos como cuotas de manejo, comisiones y seguros que hayan sido objeto de diferimiento”.

Aunque miles de personas han recurrido a este ‘respiro’, lo recomendable es asesorarse bien y no dejarse llevar por la desesperación o una oportunidad de no pagar. Mientras pueda hacerlo, mucho mejor y se ahorra no solo una platica sino un dolor de cabeza cuando todo se normalice, menos su crédito.