Policía implicado en muerte de Javier Ordóñez dice estar tranquilo

El reporte indica que Ordóñez le habría propinado puños al policía, por lo que este hizo uso de la pistola eléctrica.

Un uniformado, presunto responsable de la muerte de Javier Ordóñez el pasado miércoles, en medio de un caso de abuso de autoridad en Engativá, fue identificado y declaró sobre el caso.

En la versión publicada por el diario El Tiempo, el patrullero de la Policía, Juan Camilo Lloreda Cubillos, se refirió a la opinión pública.

Estoy tranquilo”, dijo Juan Camilo Lloreda Cubillos, quien agregó que “hasta que no hable con mi abogada no tengo autorización para hablar”.

Ordóñez fue detenido y reducido con 8 descargas eléctricas de una pistola taser, en un criticado procedimiento policial que ha ocasionado fuertes protestas a nivel nacional, en las que han muerto 13 personas (10 en Bogotá y 3 en Soacha).

Posteriormente había sido víctima de una golpiza en un Comando de Atención Inmediata (CAI) ubicado en el barrio Villa Luz, de Bogotá.

El nombre de Juan Camilo, junto al de otro patrullero identificado como Damián Rodríguez, aparecen en los expedientes de caso.

Versión distinta

El Tiempo obtuvo la versión entregada a la inspección de la Policía, la cual se aparta de la versión de los allegados a la víctima

“Nos informaron de un hecho (…) motivo por el cual procedemos a trasladarnos a dicha dirección(…) al llegar observamos una aglomeración de personas, las cuales estaban discutiendo, y un sujeto vestido todo de negro estaba agrediendo a una femenina”.

Patrullero Juan Camilo Lloreda Cubillos.

En el reporte se asegura que el ciudadano “responde con palabras soeces”.

“Una vez que estos sujetos ingresan al conjunto nos disponemos a arrancar en la motocicleta, y es en ese momento que el sujeto vestido de negro se sale del conjunto y se nos traviesa desafiándonos a pelear, por este motivo yo saco el dispositivo taser para reducirlo, desplegando un cartucho, el cual no le afectó”, indica el informe.

Ordóñez habría propinado un puño en el pómulo izquierdo y un puño en la espalda al policía, por lo que este hizo uso de la pistola eléctrica. Además, habrían tomado la decisión de esposarlo, pero el hoy fallecido tenía “demasiada fuerza”.

Posteriormente, cuando Ordóñez reportó “sentirse mal”, fue trasladado de urgencias a la Clínica Santa María del Lago, donde lamentablemente falleció.