Pillaron a 40 personas de farra en una discoteca clandestina y la ley les echó mano

/FOTO: POLICÍA METROPOLITANA DEL VALLE DE ABURRÁ.

En una discoteca clandestina, a poca luz, aglomerados, sin tapabocas, con el equipo de sonido a alto volumen y consumiendo bebidas embriagantes fueron sorprendidas varias personas en el barrio Doce de Octubre, noroccidente de Medellín.

La alerta del tremendo parrandón que tenían estas personas fue generada por los habitantes de la carrera 81 con la calle 112. Cansados del bullicio llamaron a la línea única de emergencia 123 y pusieron en conocimiento el caso.

Al lugar llegaron uniformados de la Policía y el Ejército Nacional y encontraron “40 personas consumiendo bebidas embriagantes. Estas personas no tenían tapabocas, no conservaban distanciamiento social y estaban violando la medida sanitaria”, dio a conocer el comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá (Meval), brigadier general Eliécer Camacho Jiménez.

/VIDEO: POLICÍA METROPOLITANA DEL VALLE DE ABURRÁ.

Diez de los detenidos quedaron a disposición de la Fiscalía por la violación al artículo 368 del Código Penal, que dice: “El que viole medida sanitaria adoptada por la autoridad competente para impedir la introducción o propagación de una epidemia, incurrirá en prisión de 4 a 8 años”.

Pero los otros no la sacaron barata, 18 de ellos fueron sancionados con comparendos y trasladados al Centro de Traslado por Protección (CPT), mientras que los 12 restantes, menores de edad, les fueron restablecidos los derechos para ser entregados a sus padres, manifestó el alto oficial.

Puede leer: Estaban de rumba en plena cuarentena.

Además fueron decomisados unas columnas metálicas, bafles y una consola de audio.

Pidió mayor control de los padres hacia sus hijos

El comandante de la Meval pidió a los padres de familia estar pendientes de sus hijos. “Hacemos un llamado de atención importante a que los padres se apersonen de los hijos. Tenemos desordenes en algunos sectores de la ciudad, donde los padres por no ejercer autoridad sobre los mismos, están permitiendo que los hijos violen las medidas sanitarias y posteriormente a esto hemos tenidos asonadas cuando tratamos de hacer el control para evitar que se no se sigan contagiando ciudadanos en el Valle de Aburrá”, dijo el uniformado.

Desde el 25 de marzo las autoridades capturaron a 573 personas por el artículo 368 del Código Penal y acabaron con 22 parrandas en todo el Valle de Aburrá.