“Nunca hablan de protocolo para los árbitros del fútbol colombiano”: Luis Sánchez

Luis Sánchez, árbitro vallecaucano. / FOTO: COLPRENSA.

Los árbitros también reclaman su espacio en todos los trámites que se vienen haciendo entre Dimayor y Federación Colombiana de Fútbol (FCF) con el Gobierno, para el regreso de la liga en el país .

Lea también: ‘Luz amarilla’ para el fútbol colombiano.

Uno de los más experimentados, el vallecaucano Luis Sánchez, aseguró que no los han tenido en cuenta en el llamado ‘protocolo’, que resume las exigencias que deben cumplir los equipos para la reanudación de los entrenamientos.

Además señala el colegiado que en momentos en que se habla de dineros de Fifa y Conmebol para que la FCF los reparta entre los clubes, a los árbitros “ni un saludo o una llamada para preguntar por lo menos cómo estamos”.

El Ministerio del Deporte, así como la Dimayor y Federación no se han dicho si los árbitros están o no en el tema del protocolo.

Sánchez habló con El País y fue claro: sin árbitros no hay fútbol. El mensaje es claro para el Gobierno, Dimayor y Federación que deben pensar también en los ‘silbatos’ que son arte y parte de la gran carpa del fútbol.

¿Cómo sobrellevó la parte dura de la cuarentena?
“De la misma forma que los jugadores, pero con una gran diferencia: ellos arreglaron salarios, que les pagaran el 50 % o 60 %. A nosotros nada”.

¿De la plata que se anunció de Fifa y Conmebol para los equipos, no quedó algo para los árbitros?
“No nos han dicho nada. Así siempre ha sido con nosotros y se puso más en evidencia ahora. La Federación entregó recursos para los clubes, pero para nosotros no hay ningún tipo de ayuda. Ni siquiera una carta para tener de recuerdo”.

¿En todo este tiempo la Federación o Dimayor no los ha contactado para algún auxilio económico?
“Nada, ni siquiera nos han llamado para preguntarnos si estamos contagiados o no. Por lo menos la Comisión Arbitral que es la encargada y hace parte de la Federación, pero hasta ahora no se ha pronunciado”.

/ FOTO: FIFA.

¿Cree que todo se ha volcado hacia los equipos, los jugadores, y a los árbitros no los tienen en cuenta?
“Total, solo se piensa en los clubes, en los jugadores, en la parte dirigencial; pero a los árbitros no los tienen en cuenta. Leí que dentro de ese protocolo que son más de 50 páginas, no aparece el protocolo para los árbitros. No hay nada. Pueden hacer los partidos sin público, sin prensa y sin directivos, pero sin árbitros no pueden jugar. Mejor dicho, no nos tienen en cuenta para nada”.

¿A los árbitros no los han llamado para decirles que se preparen y cumplan con el protocolo?
“Nadie. Lo único es que el secretario de la Comisión Arbitral mandó una encuesta en la que nos preguntaba qué tanto dependíamos del arbitraje y qué actividad hacíamos, y si estábamos dispuestos a permanecer 50 días concentrados en un lugar. No más. Yo supongo que nos harán unas pruebas físicas y médicas antes de concentrarnos. Pero ni siquiera por vía Zoom una reunión para recomendaciones o el paso a seguir”.

¿Qué piensan sus colegas?
“Es que estamos tan acostumbrados a que nos traten tan mal la misma Comisión Arbitral, que ya no nos sorprende nada; porque si en los momentos buenos siempre hemos estado en el olvido, pues ahora con mayor razón. Uno por lo menos esperaba algo. La Federación no está invirtiendo dinero en las capacitaciones que nos hacen, ni en la pretemporada. Ahora a mitad de año no hay nada. Y deberían darles un aliciente a los árbitros de primera y segunda división. Pero si esto se está viviendo con el arbitraje de élite, pues de ahí para abajo imagínese cómo será la situación”.

La Conmebol, por ejemplo, impondrá para sus competiciones algunos pasos que deberán cumplir los árbitros. Se les hará un registro médico de control, pruebas de Covid-19, no deberán escupir en el campo y tampoco saludar de manos.

¿En esta cuarentena un árbitro alcanza a entrenarse bien?
“Puede ser, de hecho uno lo hace por voluntad propia, por mantenerse; pero no es igual porque las distancias en las que nosotros trabajamos, no las tenemos en la casa. En la liga puede haber lesiones porque no es lo mismo entrenar en la casa que en campo abierto”.

¿A través de plataformas, la Comisión Arbitral no ha orientado sus entrenamientos como lo hacen los técnicos con sus jugadores?
“En ningún momento. Solamente nos envían al correo unas preguntas que debemos responder. En otras ocasiones nos muestran jugadas para analizar. La Federación no tiene preparador físico contratado para nosotros, simplemente hay una persona – William Lara – quien trabajó con la Federación y de manera voluntaria hace un plan para que nosotros escojamos algo y trabajemos. Pero no es que se haga un seguimiento del trabajo nuestro”.

¿Qué ha hablado con colegas del exterior sobre el tema de ayuda económica en otros países?
“En otros países los árbitros sí han recibido apoyo de sus federaciones. Acá no porque como no tenemos una agremiación, dependemos 100 % de la Federación a través de la Comisión”.

Wilmar Roldán, árbitro antioqueño. / FOTO: EFE.

¿Ha tocado el caso con otros referentes como Wilmar Roldán?
“Sí, hablé con Wilmar y me dijo que iba a hacer un documento con otro compañero que es asistente internacional, pero no sé en que quedó eso porque no ha habido ningún pronunciamiento ni de la Federación ni de la Dimayor. Ambas se tiran la pelota. A la Dimayor se le presta el servicio, pero ella no tiene ningún tipo de vinculación laboral con nosotros. La Federación es la que nos convoca”.

¿Qué le pide a Federación y Dimayor?
“Aquí no se trata de criticar ni de llorar sobre la leche derramada; es simplemente una reflexión de que los árbitros somos seres humanos y hacemos parte de la industria del fútbol. No es justo que nos tengan así tan olvidados. Hay otro tema: los entrenadores y jugadores tienen un contrato que les asegura durante un año un ingreso, una estabilidad laboral con toda su seguridad social. Los árbitros no tenemos eso. No nos están pagando porque no hay fútbol, pero por lo menos que nos cubran la seguridad social. No tenemos nada. Esta pandemia puso en evidencia todas las falencias que se presentan a nivel de la seguridad social de los árbitros. Que bueno que se tome conciencia en esa parte y que nos empiecen a mirar de otra manera. No se trata de sindicalizar, pero tenemos derecho a unas condiciones mínimas para ejercer esa difícil profesión como es la de árbitro”.

Colprensa