¡Milagro! Venció el coronavirus, salió del coma y pudo conocer a su bebé

El bebé nació cuando suy madre estaba en coma /FOTO: CORTESÍA EL PÁIS, CALI.

En medio de tantas noticias sobre el coronavirus y sus efectos, hay algunas historias que nos llenan de esperanza.

Esta vez se trata de lo vivido por Diana Paola Mosquera, una caleña, de 35 años de edad que, estando embarazada, fue diagnosticadas en mayo con coronavirus.

Su salud, tras el diagnóstico, se deterioró y tuvo que ser inducida a coma y luego fue sometida a una cesárea en la Clínica Versalles, de Cali.

Y como los milagros existen, porque así fue calificado lo que le ocurrió a Diana y a su hijo, esta mujer logró superar la enfermedad, despertó del coma en el que llevaba 21 días y pudo conocer a su bebé. Desde su encuentro el pasado fin de semana ambos se recuperan satisfactoriamente.

Diana y su bebé. /FOTO: tomada de www.eltabloide.com.co.

Según especialistas, la mayoría de bebés en gestación y cuyas madres contraen el virus, no sobreviven. Pero en este caso los 2 lograron reencontrarse.

Jefferson Riascos, compañero sentimental de Diana, habló con el diario El País, de Cali, sobre algunos de los momentos más complejos que atravesó su familia por cuenta de la pandemia, ya que su primera hija también dio positivo para Covid-19. Indicó que la niña de 8 años logró recuperarse.

Por su parte, Paola Andrea Velásquez, ginecóloga intensivista que atendió a Diana, explicó que ingresó con un embarazo de 24 semanas y fue intubada luego de presentar problemas respiratorios.

“Se le dio soporte ventilatorio por 24 días y durante el proceso se recomendó la cesárea, porque fue muy difícil desarrollar el apoyo respiratorio ya que la madre empezó a sufrir deterioro de la capacidad pulmonar”, le contó a El País.

Cuando Diana completó las 27 semanas de embarazo los especialistas programaron la cesárea. El bebé pesó 875 gramos, mientras que un recién nacido con tiempo de gestación óptimo puede pesar entre 2500 y 4200 gramos.

“Consideramos la ventilación soporte bocabajo, pero en ella era poco tolerado y se presentaba taquicardia en ambos. Por eso adelantamos una estrategia de ventilación sentada y eso mejoró. Aumentó la posibilidad de supervivencia del bebé y a las 27,6 semanas se decidió el nacimiento del niño”.

Paola Andrea Velásquez, ginecóloga intensivista de la Clínica Versalles.

​Diana despertó el pasado fin de semana y terminará el aislamiento en su hogar. Su primera solicitud fue conocer al pequeño, que permanecerá en el centro médico mientras aumenta de peso.