Mataron a vigilante al llegar de su trabajo

En la puerta de esta vivienda, en el barrio El Limonar 2, fue atacado este vigilante de 45 años. El agresor escapó por los senderos peatonales. /FOTO: SANTIAGO OLIVARES TOBÓN.

Después de trabajar toda la noche en sus labores de vigilancia en un colegio de Envigado, Ómar Hernán CastañoBueno, de 45 años, ya sentía la tranquilidad de llegar a su casa para reponer el sueño perdido.

Pero apenas metió la llave de su casa y abrió la puerta, una persona se le acercó y le disparó en 8 oportunidades, provocando que se desplomara en toda la entrada, quedando la mitad del cuerpo en la parte de afuera y la otra en la de adentro.

El ataque se registró a las 6:25 de la mañana del viernes en la carrera 62AA con la calle 47 sur, en la urbanización Aires de Paz, en el barrio El Limonar 2, corregimiento de San Antonio de Prado, en el sur de Medellín.

11 homicidios se han registrado este año en San Antonio de Prado.

Cuando su hija, con quien vivía, fue a verificar lo ocurrido, se encontró con que estaba en el suelo. Pidió ayuda, pero nada se pudo hacer, estaba sin signos vitales. El agresor escapó por los senderos peatonales de este conjunto residencial, el cual no cuenta con porterías para el control de acceso.

Dos de las balas con las cuales fue atacado Ómar Hernán quedaron dentro de la vivienda, aunque luego de la inspección realizada por los agentes del CTI de la Fiscalía encontraron con que tenía 2 impactos en la cabeza, uno en la región cervical, uno en la espalda y 4 en la cadera.

Los vecinos del sector, en medio del silencio, mostraban su tristeza por la muerte de este hombre. Uno de ellos solo expresó que se trataba de un gran hombre y de un muy buen vecino.

“Mediante una llamada a la línea 123 se reportó el ataque a un hombre y cuando el cuadrante acudió al sitio se encontraron con el homicidio de este hombre dentro de su vivienda. Las causas y los móviles son materia de investigación”.

Manifestaron fuentes policiales.

Las autoridades indicaron que este vigilante no tenía amenazas en su contra ni tampoco reporte de alguna situación que pudiera dar claridad sobre las causas de este ataque.

32 asesinatos se registraban el año pasado, a la fecha, en este corregimiento.

Era empleado de Miro Seguridad y durante estos días se encontraba trabajando en el turno nocturno de esta institución educativa.

San Antonio de Prado es uno de los sectores que mayor reducción en la cantidad de muertos ha presentado este año en Medellín.