Mal ojo el de Duque… su candidato para juez de la Corte Penal Internacional se rajó en la entrevista

/ FOTOS: TWITTER Y PRESIDENCIA.

Desde que Iván Duque Márquez ocupó su cargo como presidente de Colombia, no solo ha recibido críticas por su administración, también ha sido señalado por sus desacertadas decisiones a la hora de establecer su gabinete, que ha sufrido varias bajas después de 2 años de mandato.

Y parece que sus elecciones no han mejorado, ¿o será que confía mucho en los demás? Ahora resulta que su más reciente recomendado a candidato para ocupar el cargo como juez de la Corte Penal Internacional (CPI), se rajó en la entrevista.

En septiembre de 2018, Duque designó a Andrés Barreto como Superintendente de Industria y Comercio, y en ese momento afirmó que “el doctor Andrés Barreto González es una persona que a mí me da toda la confianza, dada su brillante carrera y juventud. Estoy seguro que va a hacer una gestión muy importante al frente de una de las entidades que más aprecio y respeto genera para todos los colombianos”.

Y con esa misma confianza, Duque postuló a Barreto González como candidato a la CPI; pero desafortunadamente para Duque, quien metió las manos en el fuego por el abogado rosarista, que tiene maestrías en Asuntos Internacionales (Externado/Columbia/ScienesPo) y Estudios Legales Internacionales (U. de Barcelona), su amigo personal no cumple con muchos aspectos importantes para aplicar como juez de la Corte Penal Internacional.

Así lo informó el miércoles la CPI, que dio a conocer el informe sobre los resultados que habían obtenido los nominados a jueces para esa organización.

“La comisión observó que está poco familiarizado con el derecho penal internacional, el derecho internacional humanitario o el procedimiento penal, y que su experiencia profesional ha sido en campos que no son relevantes para la labor de la Corte”.

Citó la CPI sobre la evaluación de Barreto, que se dio a conocer a través de Noticias Caracol.
 

El tribunal internacional también indicó que el candidato de Duque obtuvo la segunda peor calificación “only formally qualified”, que relaciona que no tiene la experiencia profesional para hacer parte de la organización.