Las idas y vueltas de Anthony ‘el Pitufo’ de Ávila

Anthony de Ávila, exfutbolista colombiano. / FOTO: COLPRENSA.

Con tantos días de confinamiento, como medida de prevención para evitar la expansión y el contagio del Covid-19, seguro ya se vio todas las repeticiones de los mundiales, goles, partidos, peleas, carrera, cestas, en fin, todo la oferta de deportes que los canales de televisión y la web le pueden ofrecer.

Por eso, si quiere variar y recordar las hazañas, cifras o historias de algunas figuras que marcaron la historia del deporte o su memoria, lo invitamos a seguir la serie de crónicas ‘Las idas y vueltas’ de estos personajes. Hoy comenzamos con Anthony ‘el Pipa’ de Ávila.

En julio de 2009, el colombiano Anthony de Ávila llevaba una década retirado del fútbol profesional y tenía 45 años de edad. Eso, sin embargo, no fue un impedimento para que regresara a las canchas con el América de Cali, el equipo del que es máximo goleador histórico con 179 tantos.

La noticia, que sorprendió a propios y extraños, llegó en un momento difícil para los Diablos Rojos, que habían quedado eliminados en la fase de grupos de la Copa Libertadores y en el Torneo Apertura ocuparon el undécimo lugar, por lo que no clasificaron ni siquiera a los cuadrangulares semifinales.

El Pipa nació hace 57 años en Santa Marta, Magdalena. / FOTO: COLPRENSA.

El América vivía además una crisis económica muy fuerte, por lo que el regreso a las canchas del Pitufo, que vistió 54 veces la camiseta de la selección colombiana, con la que anotó 13 goles, se convirtió en una estrategia de mercadeo del club, dirigido entonces por Diego Edison Umaña.

“A mí como no me gustan mucho las despedidas, les dije: ‘Si ustedes quieren hacerme una despedida, háganmela jugando. Gracias a Dios tengo condiciones para jugar y quiero hacerlo en este momento'”, dijo entonces De Ávila, que también vistió las camisetas del argentino Unión Santa Fe (1987-88), del estadounidense MetroStars (1996-97) y del ecuatoriano Barcelona (1997-99).

 

El esperado regresó ocurrió el 2 de agosto de 2009 en un partido en el que su equipo empató 1-1 con el Deportivo Pasto, por la cuarta jornada del Torneo Clausura, en el que incluso mostró un buen estado físico y realizó una asistencia que sus compañeros no aprovecharon.

El Pitufo, mundialista en Estados Unidos 1994 y Francia 1998, se convirtió ese día en el futbolista más longevo en el campeonato colombiano al superar al argentino José Manuel ‘el Charro’ Moreno, quien jugó a los 44 años de edad en 1961 su último partido como profesional con el Deportivo Independiente Medellín.

/ FOTO: COLPRENSA.

La primera titularidad llegó a final de mes y con ella el gol, con el que se convirtió también en el futbolista más veterano en anotar en Colombia. El escenario fue el estadio Pascual Guerrero, de Cali; el rival, Independiente Santa Fe, y el tanto, una épica jugada en la que mandó el balón al fondo de la red al minuto 91 para darle un punto a su equipo.

Los aplausos y la ovación retumbaron en la casa del América ese día. “Desde que volví a jugar a nivel profesional lo tomé con mucha responsabilidad. Y si sigo jugando bien, espero actuar otros años más”, declaró De Ávila tras ese partido.

/ FOTO: COLPRENSA.

El 13 de septiembre, el artillero marcó el último gol de su carrera en un emotivo clásico ante el Deportivo Cali, al que el América venció 3-1 y que, de nuevo, le hizo ganarse los aplausos de una hinchada que aún hoy lo recuerda como uno de los máximos ídolos del club, con el que ganó 7 ligas y fue subcampeón 4 veces de la Copa Libertadores.

Sin embargo, De Ávila figuró poco en el resto del campeonato y el América se hundió, terminó el campeonato en el último lugar con 13 puntos y los goles que anotó el veterano delantero terminaron siendo más anecdóticos que útiles para un equipo al que la crisis lo llevó a Segunda División en diciembre de 2011.

Ese flojo campeonato de 2009 también precipitó su retirada definitiva, que fue opacada por la pésima campaña del club en el Torneo Clausura.

EFE