Las balas frustraron el sueño de un joven de la 13 de ser soldado

/FOTO: CORTESÍA.

El sueño de Jhoan Andrés Sierra Vélez de convertirse en un soldado profesional no se pudo cumplir. El joven, de 21 años de edad, estaba esperando a que terminara la cuarentena para comenzar con los trámites, pero infortunadamente los violentos le arrebataron ese anhelo acabando con su vida.

El asesinato de Sierra Vélez se presentó a eso de las 11:00 p.m. de la noche de ayer, entre los límites de los barrios La Quiebra y la Luz del Mundo, en el occidente de Medellín.

De acuerdo a lo expresado por el comandante del distrito 4 de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá (Meval), mayor Carlos Briceño, Jhoan Andrés se dirigía hacia el sector de la Luz del Mundo, al parecer a reunirse con unos amigos. Cuando transitaba sobre la calle 48D con la carrera 99B fue interceptado por unas personas, las cuales sin mediar palabra le dispararon.

Le puede interesar: Asesinan a un joven en el barrio Villa Laura, de la comuna 13.

En el ataque también resultó herido un hombre que se encontraba con Jhoan Andrés, dio a conocer el comandante de la Meval, brigadier general Eliécer Camacho Jiménez.

La razones del homicidio son confusas. “De acuerdo a los elementos de información recolectados con la misma comunidad y algunos familiares, manifestaron que el joven no tenía problemas o antecedentes que referenciaran una gresca con alguna persona que perteneciera a alguna estructura delincuencial, tampoco referenciaron de algún problema reciente que hubiera motivado como tal la agresión”, manifestó el mayor Briceño.

Sin embargo, en el boletín habitual, el Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia (Sisc), de la Alcaldía de Medellín, informó: “Según se supo tras las primeras indagaciones, el homicidio se perpetró en medio de una riña, sin embargo, se siguen investigando los móviles y sindicados del caso”.

El ataque habría sido perpetrado por integrantes del grupo delincuencial organizado la Agonía, informó el general Camacho Jiménez.

Q’HUBO también conoció, a través de denuncias ciudadanas, que en inmediaciones del lugar donde se presentó el crimen hay una casa utilizada por una de las estructuras delincuenciales que operan en el sector, para comercializar estupefacientes y guardar armas de fuego.