Las autoridades sí podrían cortar la fuente de energía por una rumba, pero no es tan sencillo como parece… Le explicamos

/FOTO: ARCHIVO.

Desde el punto de vista del Código Nacional de Seguridad y Convivencia es posible, en caso de que una fiesta perturbe el vecindario o que en medio de la emergencia sanitaria por el Covid-19 viole la cuarentena, desconectar temporalmente la fuente de ruido, como lo propuso hoy el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, pero esto solo se puede hacerse observando una serie de disposiciones.

Así lo dio a conocer el abogado Hernando Helí Grisales, quien resaltó que son tantos los requisitos legales que hay que tener en cuenta que en la práctica resultaría casi que imposible aplicar la medida correctiva.

En tal sentido, el literal A del numeral 2, del artículo 33 de este código (también llamado Código de Policía) habla sobre comportamientos que afectan la tranquilidad y relaciones respetuosas de las personas y precisa que cuando en zonas rural o urbana con actividades, fiestas, reuniones o eventos similares se generen molestias por su impacto auditivo en el vecindario, podrán las autoridades de policía desactivar temporalmente la fuente del ruido, en caso de que el residente se niegue a desactivarlo.

En este aspecto, el profesional de Derecho dijo que si bien el código le da a la fuerza pública estas facultades, la misma no puede llegar allí a cortar el servicio de energía, ya que ello lo tiene que hacer una persona idónea, debido a que si el funcionario de Policía que lo haga sufre un electrocutamiento u origina un corto es el Estado el que debe entrar a responder; pero en este caso solidariamente lo tendría que hacer el alcalde que lo ordenó.

Otro escenario es el siguiente: si en el lugar hay una persona enferma conectada a un respirador y por este corte se agrava o muere también será el Estado el que responda.

De igual manera, si la fiesta es en una unidad residencial y se quedan el resto de viviendas sin servicio de energía se estaría cometiendo un abuso de autoridad y un acto arbitrario e injusto con esos ciudadanos que no estaban generando la contravención.

Finalmente si a las personas que están en la fiesta les cortan la luz no podrían imponerles comparendos, porque sería una doble sanción y en este caso quien estaría haciendo cumplir el código sería el Policía que realiza u ordena el corte y no el inspector de Policía o jefe de estación policial, como lo indica la norma, porque hay que seguir un debido proceso.

Un oficial de la Policía, experto en el código, añadió que la Corte Constitucional declaró inexequible la parte de la norma que permitía el ingreso al inmueble, pero si la desconexión se hace desde afuera sí se puede realizar.

Manifestó que, como lo explicó el abogado Grisales, un policía no puede hacer esto y se tiene que contar con un personal idóneo y experimentado en este aspecto, por ejemplo, con operarios de EPM. Además también para estos casos se debería contar con una póliza de responsablidad por daños colaterales que se puedan presentar al interrumpir el fluido eléctrico.

Motivos legales

Consultado sobre el tema, el profesor universitario en servicios públicos domiciliarios, Guillermo León Valencia, dijo que no conoce los alcances del Código de Seguridad y Convivencia en este aspecto, pero en lo que tiene que ver con la ley 142 de 1994, por la cual se estableció el Régimen de Servicios Públicos Domiciliarios, a ningún suscriptor se le pueden suspender los servicios de agua, luz, aseo, alcantarillado, teléfonos y gas natural sin que existan motivos técnicos, un caso fortuito, fraude, falta de pago o acuerdo entre él y la empresa.

Aquí, el artículo 2 de la mencionada ley, en el numeral 2.4, enfatiza que la prestación de estos servicios será continua e ininterrumpida, sin excepción alguna, salvo cuando existan razones de fuerza mayor o caso fortuito o de orden técnico o económico que así lo exijan.

Enfatizó que desde el punto de vista contractual entre el usuario y la empresa sino se da una de estas excepciones no se le pueden suspender los servicios públicos.