EN VIDEO: La tierna historia de Eros, el famoso perro domiciliario de Robledo

FOTO: Q'HUBO

Llevar domicilios a los vecinos de Robledo Tulipanes no es algo nuevo en la rutina de Eros, el labrador chocolate que por unas cuantas galletas es capaz de llevar a la puerta de la casa de sus vecinos el encargo de mercado en una pequeña canasta.

Lo nuevo en la vida de este can, de 9 años, es la fama que le ha llovido, pues en la pandemia su labor se ha vuelto más visible no solo para los habitantes del barrio sino para todo el país, ya que su rostro ha salido en diferentes medios nacionales.

Sebastián López es amante de los animales. Aquí, junto a Eros y Danna. /FOTO: CORTESÍA.

Sebastián López Botero es su orgulloso dueño y nos contó cómo comenzó la historia de su peludo, al que recibió como regalo en un juego de amigo secreto en la empresa en la que trabajaba.

Según cuenta, todo comenzó como un juego. “En el primer piso había una revueltería y nosotros vivíamos en el cuarto. Bajábamos con él y en vez de pelotas le entregábamos un plátano para que lo subiera. El premio era una galleta, un pan o cuido, y como es tan garoso… Hace 5 años mi mamá compró el minimercado, le conseguimos esa canastica y con cosas livianas empezó a hacerlo”, relata.

Y así sigue siendo, no se trata de un trabajo arduo o de todo el día, sino con pequeños pedidos para los clientes más conocidos a los que Eros ya identifica. “Es decirle, vaya donde Luisa, donde don Nacho… son como 5 o 6 vecinos que él identifica por nombre. No es que uno le diga vaya a la casa 201 de la manzana 6 y llegue allá, pero sí tiene identificadas a unas personas”, aclara su amo.

Ver esta publicación en Instagram

Asi hago un domicilio

Una publicación compartida de Eros Lopez Botero (@eros1927) el

La fama de Eros lo llevó a tener hoy su perfil de Instagram. De hecho, su primera publicación fue de la contraportada del periódico impreso de Q’HUBO en diciembre de 2017 y desde ahí es normal ver cámaras y periodistas buscarlo en el minimercado Porvenir.

A pesar de ser tan reconocido, no tiene ínfulas, es buen amigo de los gatos y hasta un ejemplo para Teo, un french poodle que también está aprendiendo sobre eso del servicio puerta a puerta.