La hamburguesa que vale $ 200.000 porque… ¡sí, es bañada oro!

Está bien que se sea un amante y casi un loco por las hamburguesas, ¿pero de ahí a pasar a meterle $ 200.000 pesos a una…?

Pues parece ser que sí hay quienes lo hacen, de lo contrario no existiría en el menú del restaurante Toro McCoy, que empezó con la idea en Bucaramanga y Bogotá.

Pues lo particular de esta hamburguesa es que está bañada en oro de 24 quilates. Es cierto, debe saber muy rico, ¿pero comer oro?

“Es oro puro de verdad, oro puro comestible. Por eso vale 200.000 pesos. El oro es un producto bastante costoso”, explicó a Caracol Carlos Mario Flores, director de mercadeo de la empresa Toro McCoy, quien dio claridad del sabor.

“No tiene olor ni sabor el oro. Nada. No sabe a nada ni huele a nada el oro en la hamburguesa. Es una sensación rara porque queda pegado al labio, por ser tan delgado. Doble carne de res, doble queso, trozos de tocineta, pan y bañada en láminas de oro. Su plus es el oro. Sabe muy rico”, explicó.

Según él, la acogida ha sido positiva por parte de los clientes. “Es una experiencia que se disfruta, como un producto prémium. Lanzamos el 27 de noviembre la primera hamburguesa en Bucaramanga y Bogotá. La acogida fue mucho mejor de lo que esperábamos. Han hasta generado reservas y la han dado como regalo a sus allegados. En vez de darle una joya, le dan una hamburguesa de oro a sus seres queridos”, contó.

El oro no es tóxico, por lo que no tiene ninguna repercusión en el cuerpo. El tema, como era de esperarse, las burlas en redes no han parado, pues muchos no entienden qué sentido tiene comerse el oro, pero, como dicen por ahí: para los gustos, los colores.