La comuna 1 tiene ángeles que llevan comida

“En la parte baja del Popular 2, en un sector conocido como Cañada negra, nos encontramos una familia de 12 personas, entre ellas 8 niños. Llegar nosotros y verle la cara de esperanza todavía… Nos ofrecían lo que tenían, que era agua o aguapanela”.

“Una señora mirando al firmamento y cuando llegamos y le dijimos que le íbamos a ofrecer una ayuda quebró en llanto”.

“Un abuelito con un hijo, desplazados del Tolima, la situacion de ese hogar casi destruido. Abrió la nevera y no tenía nada”.

Estas son solo algunas de las escenas con las que se ha topado un grupo de personas de la comuna 1 de Medellín, que entrega mercados a las familias más necesitadas de su territorio.

Hasta los hogares más necesitados de su comunidad han llegado Fánder y todos los voluntarios que entienden la necesidad de otros. /FOTOS: CORTESÍA FÁNDER QUICENO.

Fánder Quiceno Barrera y Delton Cardona, representantes de la Fundación Social Destellos de amor, en la comuna Popular, de Medellín, y de la Corporación Nuevos Sueños, en Santo Domingo Savio, fueron quienes se pusieron la camiseta para solidarizarse con la comunidad en estos momentos donde más escasea el alimento en los hogares más pobres.

“Esta iniciativa nació el primer día que comenzó la emergencia sanitaria. Delton Cardona y yo hace 5 años nos juntamos para hacer un trabajo de restitución de derechos a niños y familias en condición de vulnerabilidad y esta vez lo volvimos a hacer”, explica Fánder.

Personas de la misma comunidad, empresas y la Fundación Cathy Salguero, de Envigado, se han vinculado con su aporte para que el hambre no sea mayor.

Ya son más de 2000 ayudas las que han entregado no solo en los diferentes barrios de la comuna 1 como Popular 1 y 2, Nuevo Horizonte, Granizal, Santo Domingo, La Avanzada y San Pablo, entre otros, sino que han llegado a algunos otros de la 2 y 3. “Hemos estado en Bello Oriente y Carambolas. Una situación bien complicada se vive en las periferias de la ciudad”, dice nostálgico Fánder.

Para él, hay un relajo casi que generalizado en el país, porque creen que ya todo pasó, pero no es así. “Créeme que pasó para las empresas que ya volvieron a abrir, para la gente que tiene sus ahorros, pero para la gente que vive en en los barrios periféricos, apenas empieza. No podemos decir que ayudamos y ya, tenemos que seguir ayudando para lograr resstablecer la economía”, cocluye.

Las personas que quieran colaborar con la iniciativa o que requieran la ayuda de este grupo, puede comunicarse con Fánder al 302 289 72 20.