Golpe a banda delincuencial que obtenía más de $ 100 millones diarios por venta de droga en el centro de Medellín

/FOTO: POLICÍA METROPOLITANA DEL VALLE DE ABURRÁ.

Unos $ 140.000.000 al día movían 7 plazas de vicio ubicadas en la avenida León de Greif (centro de Medellín), todas pertenecientes al grupo delincuencial común organizado (GDCO) los Carabanudos, aseguró el alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle.

Y es que, tras una investigación que tuvo una duración de 19 meses, la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá (Meval) logró la captura de 25 presuntos integrantes de esta banda delincuencial, alineada a la Terraza y dedicada principalmente al tráfico de estupefacientes en menores cantidades.

Tras varios allanamientos lograron capturar con orden judicial a 20 señalados integrantes de la estructura por los delitos de concierto para delinquir agravado con fines de tráfico de estupefacientes, uso de menores para la comisión de delitos, porte de armas de fuego y tráfico de estupefacientes, informó el comandante operativo de la Meval, coronel Daniel Mazo Cardona. Otras 5 personas fueron detenidas en flagrancia por tráfico de estupefacientes.

Entre los arrestados por orden judicial se encuentran quienes serían los 3 principales cabecillas. El primero sería un hombre conocido como JJ o el Primo, de 38 años de edad; el segundo respondería al alias de Frozser, de 26, y el tercero una persona conocida como el Mono, de 46.

Trece de los capturados serían coordinadores conocidos como Óscar, Nigueria, James, Lala, Fósforo, Narco, Cristian, Seis Dedos, Richi, la Doctora, Narellys, Valeria y Diana, con edades entre los 21 y 52 años. Los 9 restantes serían presuntos integrantes, llamados en el mundo del hampa como Juan Pablo Maracucho, el Gordo, Juanes, Orla, la Notaria, Luza, Clan y Yajaira, con edades entre los 18 y los 45 años.

En el operativo las autoridades decomisaron:

  • $ 223.626.000 en efectivo, resultado de la venta de droga de 2 días.
  • 122 kilogramos de clorhidrato de cocaína, entre dosis y pasta.
  • 3 camionetas, 1 taxi y 1 moto.
  • 2 armas de fuego.
  • 205 celulares.
  • 405 sim card.
  • 2 computadores portátiles.
  • 5 agendas.
/FOTO: POLICÍA METROPOLITANA DEL VALLE DE ABURRÁ.

Durante las investigaciones las autoridades encontraron que la estructura delincuencial tenía más de 10 años en la comercialización de estupefacientes, obtenía rentas criminales por cerca de 3400 millones de pesos al mes y tenían sus plazas de vicio ubicadas en los barrios La Candelaria y San Benito. Usaban menores de edad, reclutaban ciudadanos venezolanos para la comercialización de los estupefacientes y utilizaban a los habitantes en situación de calle para transportar la droga, aseguró Quintero Calle.

También hallaron que el señalado cabecilla de la organización, JJ, fungía como comerciante y que sería persona de confianza de alias Pedro Pistolas, señalado como jefe criminal en el centro de Medellín.