“Espero que la hinchada lo pueda comprender”

Daniel Muñoz, defensa y capitán de Atlético Nacional, será el nuevo refuerzo del Genk de Bélgica. / FOTO: MANUEL SALDARRIAGA.

La noticia de la partida de Daniel Muñoz, capitán de Atlético Nacional, para convertirse en nuevo jugador del Genk, de Bélgica, tiene nostálgico a más de uno, pues esperaban que la historia del heredero del # 2 del Verde fuera más larga, pero él prometió volver.

Lea también: Ni Brasil ni Argentina, Daniel Muñoz se va para Bélgica.

Con lágrimas en los ojos, la voz cortada y la misma nostalgia de la afición verdolaga por alejarse para seguir expandiendo las alas que comenzó a abrir con las Águilas Doradas, de Rionegro, Muñoz habló de este nuevo paso, un gran reto que lo separa de uno de sus más grandes amores, pero que seguro lo hará más exitoso en su carrera, para venir a celebrar más victorias, levantarse de las derrotas y ganar muchas más copas.

“Quiero enviarles un abrazo muy fuerte. Mi primer sueño, desde que soy jugador profesional, siempre fue vestir la camiseta del equipo de mis amores: de Atlético Nacional”.

Ante su vuelo inminente, cuando la pandemia lo permita y si los exámenes médicos son favorables, el defensor nacido en Amalfi (Nordeste de Antioquia) agradeció a “Dios y todos los que hicieron posible que este sueño se cumpliera, creo que ha sido lo más lindo que me ha pasado en mi trayectoria como profesional”.

En su maleta, mente y corazón, este soñador de 24 años se lleva “los mejores recuerdos. Quizá me voy un poco triste, por ese deseo que siempre le manifesté a la hinchada verdolaga, que era poder irme siendo campeón, dándoles un título”.

/FOTO: JAIME PÉREZ.

Muñoz también fue sincero en admitir que “quizá, muchas veces, la vida no es como uno quiere, pero la oportunidades a veces llegan y si no las aprovechas, no vuelven”.

“Quiero que lo entienda toda la hinchada verdolaga. Siempre di lo mejor por esta institución, por esta camiseta. Siempre fue mi pasión, cada minuto que salí a la cancha lo disfruté y lo anhelé, de verdad que… (lágrimas) me da mucha nostalgia. Siempre di lo mejor y a la hinchada, espero que lo puedan comprender, son sueños míos y de mi familia. Espero contar con todo su apoyo”.

¿Y qué se le puede reprochar a Muñoz? Pues nada. Él sabe que nunca escatimó en una gota de sudor y amor por la camiseta nacionalista, por eso, la afición estará dichosa de que su legado haga historia en tierras belgas.

/ FOTO: JUAN ANTONIO SÁNCHEZ.

Esta es otra parte del gran sueño por el que viene trabajando. “Dios me permite emprenderlo, todo jugador lo anhela y lo sueña, poder competir con los mejores y estar en la élite del mundo y espero estar a ese nivel”, y así, seguramente podrá grabar con firmeza el escudo de la Selección Colombia en su pecho.

“Espero entregarlo todo, porque por los clubes que he pasado, siempre me he esmerado, con garra, con corazón, para el equipo, para la hinchada. Son pocos los que dan este salto a Europa, así que creo que soy un privilegiado, porque el fútbol me ha dado mucho”.

Con la motivación de los “mejores meses” que vivió en su vida, el capitán verdolaga parte para construir otros valiosos momentos y recuerdos, que seguro nos harán vibrar en la distancia y sentirnos orgullos de ese pelao de 24 años, que lideró la plantilla de Juan Carlos Osorio, para hacernos soñar.

“Este no es un hasta luego, es un hasta pronto porque el sueño de ser campeón con Nacional no ha muerto y espero poder cumplirlo en futuro regreso. Siempre los llevaré en mi corazón”.