EN VIDEO: Les quitaron el puesto de frutas y prefirieron echar a rodar las estanterías antes de que se las llevaran

Este es el momento en que el hermano del dueño del negocio se aferra a la estantería para que la autoridad no se la lleve./FOTO: CORTESÍA.

Un procedimiento de funcionarios de la Subsecretaría de Espacio Público de Medellín y la Policía, en las afueras de la unidad residencial Senderos de Bosque Verde, en la vía a Santa Elena, comuna de Buenos Aires, causó indignación entre los habitantes del lugar porque de allí hicieron salir a 3 jóvenes que desde enero pasado tenían una venta callejera de frutas y verduras.

El operativo se llevó a cabo en la mañana de este jueves y este produjo la reacción de muchos ciudadanos que presenciaron el mismo y grabaron en videos lo ocurrido y luego difundieron por las redes sociales.

En las grabaciones se ve cuando uno de los jóvenes trabajadores del lugar trata de evitar que la Policía y los funcionarios del Municipio se lleven las canastas y estantes del pequeño negocio.

El muchacho se aferró a una de las estructuras metálicas y 2 policias debieron utilizar todas sus fuerzas para poder desprenderlo de estas para llevárselas.

El joven, de 22 años de edad, fue finalmente dominado por los miembros de la fuerza pública y llevado a la Estación de Policía de Buenos Aires, pero luego recobró la libertad.

Alejandro Suárez Foronda, propietario del negocio, dijo que de este entable obtiene el sustento para 3 familias con más de 10 personas entre adultos y niños.

Comentó que había hecho la solicitud de permiso en la Oficina de Espacio Público de Medellín y le dijeron que en 10 días le responderían, pero este martes se le aparecieron allí unos funcionarios con la Policía, que les dijeron que debían salir del sitio, que es espacio público.

Anotó Alejandro que son una familia desplazada de Caicedonia, Valle, que llegó hace unos 4 años a Medellín y no pudieron conseguir empleo, pero como él es cabeza de hogar, por la ausencia del padre, optó por montar el negocio de frutas.

Además, reveló el joven, en Medellín consiguieron casa en La Sierra, pero un derrumbe se las tumbó por lo que con la ayudas del Isvimed debieron conseguir una vivienda en arriendo en el barrio Caicedo, donde viven hoy.

Este es el negocio que tenían montado al lado de la vía.

Concluyó que no son personas de problemas y lo único que buscan es sacar adelante, con el trabajo honrado, a su madre, hermanos, esposas e hijos.

¿Qué dijo la Policía?

Sobre el caso la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá informó que hace algunos días habían recibido una queja de una unidad residencial de los alrededores por la ocupación del espacio público.

Allí acudió una patrulla que le hizo un comparendo al dueño por ocupación del espacio público y le advirtió que allí no podía seguir.

Como continuó en el lugar este martes en la mañana, con la Subsecretaría de Espacio Público, se programó un desalojo. Pero como en el sitio se venden artículos perecederos contactaron a Alejandro para avisarle que iban a realizar el procedimiento, que se llevara todo, en especial el surtido de frutas, legumbres y verduras, lo que trasladó a otra parte en un carro.

Estos son los muchachos que montaron el negocio para evitar que su familia aguante hambre. Como estaba en espacio público, la autoridad procedió a recuperar el lugar. Los jóvenes esperan que les den una oportunidad laboral. /FOTO: CORTESÍA.

Pero no se llevó la estantería ni varias canastas plásticas, que dejó al cuidado del hermano.

Al llegar al sitio los funcionarios encontraron la estructura en la vía pública, por lo que se la iban a llevar para las dependencias de Espacio Público, donde la podían reclamar después de 3 días, pero uno de los muchachos se enojó sobre todo con las mujeres policías. La versión de la fuerza pública indica que las uniformadas fueron auxiliadas por una pareja de patrulleros hombres, quienes forcejearon con él, mientras se aferraba a uno de los estantes metálicos.

Sin embargo lo dominaron y lo aprehendieron. Se lo llevaron para la estación de Buenos Aires, donde le hicieron 2 comparendos por actuar en contra del Código de Seguridad y Convivencia y violar el numeral 2 del artículo 35, no acatar una orden de la autoridad. Como le encontraron un cuchillo, que al parecer usaba en el trabajo, le hicieron otro comparendo y lo dejaron en libertad.