En un 83 % disminuyeron los homicidios en el fin de semana de madres

/FOTO: POLICÍA METROPOLITANA DEL VALLE DE ABURRÁ.

“En general hubo un buen comportamiento ciudadano”, así calificó el comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá (Meval), brigadier general Eliécer Camacho Jiménez, el fin de semana de madres que acabó de pasar.

Entre el viernes, sábado y domingo, se presentaron 3 homicidios en el área metropolitana, logrando una reducción de un 83 % de este delito, comparado con el fin de semana de Día de Madres del 2019, donde los violentos le arrebataron la vida a 18 personas. El uniformado igualmente manifestó que esos 3 asesinatos no tendrían nada que ver con con la celebración como tal.

Tradicionalmente en el Valle de Aburrá durante los fines de semana del Día de Madres se disparan los casos de violencia intrafamiliar, riñas e incluso, como ocurrió el año pasado, los homicidios.

En cuanto a lesiones personales, el año anterior se presentaron 33, mientras que este año hubo 7. “Eso demuestra que el control fue de manera permanente para hacer cumplir el aislamiento preventivo, el toque de queda y la ley seca”, aseguró el comandante de la Meval.

Igualmente disminuyó el número de llamadas a la línea única de emergencia 123 por riñas, pasando de 1124 en 2019 a 1114 durante el pasado fin de semana. Según el brigadier general, “no en todos los casos que llaman por riña, cuando llega la unidad policial, continúan en riña; hay algunos en los que ya ha surtido efecto el dialogo entre las familias o también los mismos ciudadanos admiten ante el oficial su falta y comúnmente no continúan con la pelea, por la cual no registramos”.

En materia de comparendos, las autoridades impusieron 2322 el sábado y el domingo anterior, de los cuales 1314 fueron por violar las medidas de ley seca y toque de queda, y las restantes por no acatar la medida aislamiento de obligatoria. También fueron trasladadas 278 personas al CPT (Centro de Traslado por Protección).

Lea también: De 390 personas conducidas al CTP por incumplir el toque de queda y la ley seca, a 380 les han cesado la medida.

En cuanto a los sectores más críticos por la desobediencia, uno de ellos fue la comuna nororiental por la ingesta de bebidas embriagantes, mientras que en los sectores de Altavista y Las Violetas, en Belén, fue necesaria una intervención policial por las fiestas que hubo.