En tremendo lío terminaron un concejal, la Policía y 2 heridos

Él es Giovany Andrés Zapata Vivares, actual concejal del municipio y supuesto propietario del vehículo. /FOTO: TOMADA DE FACEBOOK.

La camioneta Toyota Fortuner que protagonizó una persecución de película, que comenzó en Medellín y terminó en Itagüí, pertenecería a un concejal del municipio de Sabaneta.

EN VIDEO: Tremenda balacera en persecución que comenzó en el centro de Medellín y que terminó en Itagüí.

De acuerdo con el RUNT (Registro Único Nacional de Tránsito), el vehículo de gama alta, de placas MOU734 y modelo 2010, sería del cabildante Giovany Andrés Zapata Vivares, quien fue elegido concejal el pasado 27 de octubre con 1410 votos.

Estos son los datos de la camioneta que presuntamente pertenecería al concejal de Sabaneta. /FOTO: PANTALLAZO RUNT.

Q’HUBO intentó comunicarse con el funcionario para conocer su versión acerca de lo sucedido. Tras un primer llamado telefónico, un hombre contestó, se identificó como su hermano y colgó, sin embargo volvimos a llamar 2 veces más y no contestó.

También escribimos por WhatsApp, pero no respondió nuestros mensajes. Desde el medio de comunicación dejamos las puertas para escuchar su versión.

Fue necesario utilizar las armas”

Y es que los hechos en los que se vio involucrado el vehículo de alta gama ocurrieron el martes en horas de la madrugada.

Todo comenzó cuando una patrulla “dio la orden a un vehículo tipo camioneta detenerse en el sector de Candelaria, para verificar quién se desplazaba en el interior de la misma. De manera inmediata el conductor emprendió la huida y en la misma ocasionó el accidente de 2 policías que se desplazaban en motocicleta, mediante cerramiento”, explicó el comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, brigadier general Eliécer Camacho Jiménez.

“Dentro de las actividades que informaron los policiales, fue necesario utilizar las armas de fuego con el fin de detener el vehículo”.

Agregó el alto oficial.

En el tiroteo resultaron heridos los 2 ocupantes.

Entre la vida y la muerte

Uno de ellos, Pablo Medina Ossa, un joven de 26 años de edad, resultó con heridas en el tórax y en el cuello, informó el apoderado de la familia. La otra persona habría resultado lesionado en uno de sus pies.

El drama ahora lo viven los familiares de Medina Ossa, quien permanece en un centro hospitalario debatiéndose entre la vida y la muerte.

Según el apoderado, Pablo tiene “El disparo le causó varias complicaciones… tiene una pancreatitis aguda, tiene insuficiencia renal; se le vio comprometido un vaso sanguíneo, entre otros órganos”, detalló.

A causa de esto, interpondrán una denuncia penal contra los agentes de la policía y no descartan una demanda contra de la entidad del Estado.

Por el lado de las autoridades, “la Policía Nacional iniciará la investigación correspondiente en materia disciplinaria con el fin de verificar el uso de la fuerza y el procedimiento policial”, dijo el día de los hechos el brigadier general.