En su casa lo encontraron muerto y amarrado

/FOTO: SANTIAGO OLIVARES TOBÓN.

La última vez que los familiares vieron con vida a Juan David López Álzate fue la tarde del jueves, 27 de enero, cuando mercaba con un familiar en un reconocido supermercado en el occidente de Medellín.

Luego, el hombre, de 31 años de edad, se fue para su casa, ubicada en el barrio Antonio Nariño, de la comuna San Javier.

También puede leer: En 2 horas: Bad Bunny agotó segunda fecha en Medellín y los memes no se hicieron esperar.

Sobre las 10:00 de la noche, familiares escucharon música en su apartamento, situado sobre la carrera 107B con la calle 45A.

Ya en la mañana de este viernes, 28 de enero, desde la empresa en la que trabajaba Juan David llamaron a la familia a preguntar por qué no había ido a trabajar. Preocupados, los parientes de este integrante de la comunidad LGTBI acudieron al apartamento.

También le puede interesar: Capturaron al hombre que presuntamente mató a su padre tras echarle gasolina y prenderlo fuego.

Al abrir, lo encontraron amarrado, con un trapo en la cabeza y tendido en el suelo. Lo tocaron y se percataron que el cuerpo no tenía signos vitales, estaba frío y rígido. La víctima tenía evidencias de un surco de presión en el cuello; la habrían asfixiado con un cinturón de lona.

/FOTO: SANTIAGO OLIVARES TOBÓN.

Según fuentes judiciales, Juan David fue asesinado para robarle, puesto que en el inmueble no estaba el televisor y la caja fuerte se encontraba abierta.