EN FOTOS: Estos serían los integrantes de una banda dedicada al tráfico de migrantes

Los delincuentes movilizaban a los migrantes a los hoteles. /FOTO: TOMA DE VIDEO.

En allanamientos realizados en Medellín, Necoclí, Bogotá e Ipiales las autoridades lograron capturar a 10 personas señaladas de pertenecer al grupo delincuencial los Errantes, dedicado al tráfico de migrantes.

Se trata de Armando Wilson Meneses Tucánez, conocido con los alias de Germán o El Poli; Iván Darío Yandún Benavides, apodado como Iván; Dibán Edmundo Yandún Pastas, conocido en el mundo del hampa como Don Iván; Juan Daniel Castaño Lucero; Gerardo Elías Quintero Castañeda, Capo o Trapo; Wilinton Eduardo Espitia Pérez, Willy; Daniel Mauricio Patiño Arévalo, el Pastuso; Wilson De Jesús Muñoz Castañeda, el Paisa; Diego Alejandro Montoya López, Panguano, y Ausberto Vélez Ramírez.

Tras las audiencias preliminares, la Fiscalía les imputó cargos por los delitos de tráfico de migrantes, falsedad material en documento público, violación de medidas sanitarias y concierto para delinquir. Tras las diligencias judiciales, estos solamente fueron aceptados por Juan Daniel Castaño Lucero y Diego Alejandro Montoya López.

Puede leer: Un cura no gastó el dinero de las limosnas como los feligreses esperaban, sino en drogas y orgías.

Posteriormente, jueces con funciones de control de garantías impusieron 7 medidas de aseguramiento en centro carcelario, mientras que los 3 restantes terminaron con detención domiciliaria.

Modus operandi

Según el director Seccional de Fiscalías de Bogotá, José Manuel Martínez Malaver, los migrantes llegaban desde Ecuador a Cali o Medellín, posteriormente los transportaban a los municipios de Turbo o Necoclí, seguidamente los embarcaban en lanchas hasta Capurganá y atravesaban la selva del Tapón del Darién. Luego, en Panamá, eran entregados a los coyotes, los cuales se encargaban de coordinar el paso por el resto de países de Centroamérica para acceder los Estados Unidos.

El director de Investigación Criminal e Interpol, mayor general Fernando Murillo Orrego, reveló que la banda usaba hoteles en complicidad de los mismos propietarios para alojar a los migrantes en territorio nacional. También tenían conductores, vehículos de servicio público para movilizar a los migrantes y hasta personal que ayudaba en la falsificación de la documentación.

El alto oficial agregó que durante la investigación, que tuvo una duración de 6 meses, descubrieron que algunos migrantes fueron retenidos en contra de su voluntad e ingresados en resguardos indígenas hasta que cancelaran la totalidad de la cuota para los llamados coyotes.