En esta temporada de lluvias, aprenda cómo sacarle provecho

Ahora que estamos en época invernal y que la lluvia es lo único que nos sobra, resulta menester aprovechar al máximo todos sus beneficios, pues al fin y al cabo el agüita que viene desde el cielo es gratis y no nos cuesta nada utilizarla en nuestro beneficio.

Antecedente: Vaya sacando sombrilla que las lluvias van hasta diciembre en el Valle de Aburrá.

En algunos hogares donde nos leen ahora mismo seguramente tienen en su casa algún tipo de mecanismo para recolectar esta agua, pero no saben a ciencia cierta qué cosas pueden hacerse con este líquido, que por estos días abunda.

Para resolver esta y otras dudas, hablamos con el ingeniero sanitario Andrés Mondragón, para que usted, con cuaderno y balde en mano, le saque ventaja a esta forma de recolectar agua sin que tenga problemas.

¿Qué son las aguas lluvias?

Las aguas lluvias son todo recurso hídrico que proviene de la llovizna y que puede ser usado para el consumo humano, labores domésticas, riego de plantas y cultivo, y hasta para bañarse.

De acuerdo con el experto Andrés Mondragón, esta clase de agua se constituye como una alternativa práctica para zonas alejadas de los cascos urbanos o que, en su defecto, carezcan de un servicio de acueducto y alcantarillado.

Toda la lluvia no es igual

Para comenzar, usted debe saber que el agua no cae igual en todas las zonas. “De acuerdo con la ciudad en donde uno se encuentre, la lluvia variará en su composición química. Por ejemplo, en zonas rurales o con poca población, el agua tenderá a caer más limpia y libre de minerales y microbios, porque en estos lugares hay una menor contaminación”.

En las ciudades, por el contrario, debido al humo de los carros y demás residuos que suben a la atmósfera, el agua tenderá a ser más sucia”, nos aclaró Mondragón. Es así como usted, según en donde viva, vea qué tanto puede aprovechar este recurso.

Trucos para desinfectarla

De acuerdo con lo señalado por el experto, hay algunos métodos para que usted descontamine en una gran medida cualquier proporción de agua que se encuentre invadida por gérmenes.

  • Cloro: Según afirmó el experto, el cloro es una sustancia química efectiva para descontaminar cualquier tipo de fluido líquido puro. No obstante, se debe calcular bien la cantidad de cloro a suministrar para que no se le pase la mano. Por ejemplo, para aguas en alto riesgo de contaminación, “se debe suministrar 0.5 gramos de cloro, mientras que para las más limpias la proporción adecuada de este agente químico es de 0.2 gramos por litro”, explicó Andrés Mondragón.
  • Exposición solar: Así mismo, una elevada temperatura ambiente proporcionada por el sol ayuda a eliminar cualquier bacteria o microbio presente en el agua. Sin embargo, aquí usted necesita administrar la cantidad de tiempo que expondrá al ‘mono’ su agua lluvia, ya que si previamente le puso cloro, el calor excesivo puede anular este químico y sus efectos.
  • Hervir el agua: Es quizá el método tradicional para desinfectar el agua. Si se cuenta con un adecuado suministro de gas, lo ideal es calentar el agua mínimo un minuto, dependiendo de la cantidad de agua que sea quiera limpiar. En cualquier caso, las burbujas sobre la superficie indicaran el punto de ebullición exacto del líquido.

Una manita al medio ambiente

Reutilizar el agua a través del aprovechamiento de su residual tras la lluvia, según el experto, es una alternativa de cuidado del ambiente importante.

“Aunque nunca el agua lluvia podría ser una fuente de aprovisionamiento de agua para una población numerosa, sí es una alternativa que abastece de este recurso a zonas boscosas en donde meter tubería es costoso y perjudicial para el recurso natural presente en esta zona. Por esto, en materia de ahorro de recursos y aprovechamiento de los mismos, creo que esta práctica ayuda al medio ambiente”.

Por Miguel Vivas / Q’HUBO Bogotá