El caso de 2 niñas cambiadas al nacer en hospital de Barranquilla

/FOTO: ARCHIVO - DONALDO ZULUAGA

Todo comenzó el 21 de marzo de 2016, cuando 2 niñas nacieron en la tarde de ese día y con tan solo 2 horas de diferencia en el Hospital Niño Jesús de Barranquilla.

Hasta ahí todo normal, con lo que no contaban los padres, era que 4 años después la intuición los llevaría a descubrir que sus pequeñas habían sido intercambiadas al nacer en ese hospital.

El diario El Heraldo logró conocer toda la historia por parte del padre de una de las menores, a quienes por seguridad sus nombres fueron cambiados. El señor de 35 años lo relató así:

“Siempre tuve la duda de que la niña fuera mi hija, no se parecía a mí, no tenía ningún rasgo. Le preguntaba mucho a mi esposo si me había sido infiel y ella me juraba que no. Un día no aguanté y decidí hacerme la prueba de ADN, la cual dio negativa. Le hice el reclamo a mi esposa y ella quedó más asombrada, entonces se realizó la prueba con la niña y el resultado también arrojó negativo”.

Uno de los padres de la menor.
En este hospital de Barranquilla ocurrieron los hechos. Por su parte, las familias demandaron a la clínica por daños y perjuicios. / FOTO: TOMADA DE LA WEB.

Asombrados por saber qué había pasado y mientras la pareja asimilaba la información, el 6 de septiembre de 2019 interpusieron un derecho de petición a la E.S.E. Hospital Niño Jesús de Barranquilla, para que les entregarán los datos de los niños que habían nacido el 21 de marzo de 2016.

Es así como el 19 de septiembre el hospital  dio respuesta a la petición  y realizó la entrega de las copias de la página del libro de “relación o registros de partos vía vaginal y por cesárea de nacimientos ocurridos del 20 al 22 de marzo de 2016”. El padre encuentra similitud con una bebé, quien tenía 2 horas de diferencia.

El hombre comenzó la búsqueda de esta niña por las redes sociales y la encontró.

“Hice clic en el perfil, agrandé la foto y sorpresa: la niña era igualita a mí y tenía parecido con una de mis hijas mayores. De inmediato le envié mensajes a la mujer en los que le decía que quería hablar con ella”, expresó al diario del Atlántico.

/ FOTO: TOMADA DE LA WEB.

La mujer después de 20 días ve el mensaje y le manifiesta al señor que ella vive en el César. El papá no duda en decirle que se venga, que él cubre todos los gastos.

La mujer y la niña emprendieron viaje y al llegar a Barranquilla se practicaron las respectivas pruebas de ADN, las cuales arrojaron que la menor que llegaba del César era hija de los padres de Barranquilla y viceversa. Lo más duro, según relatan las familias, es el cariño que ya cada uno siente por sus pequeñas. Por eso, se encuentran en asesorías psicológicas para lidiar con este proceso.

Instancia legal

El diario también conoció que la firma de abogados De La Espriella Lawyers, en cabeza del jurista Jairo González, en  Barranquilla, asumió el caso y  buscan que la E.S.E. Hospital Niño Jesús de Barranquilla indemnice a las familias “por perjuicios morales” y las demás implicaciones que se relacionan con este proceso. ¡Como de película!