El cartel de escombros ensucia las vías de Medellín

Según Emvarias las zonas más críticas son el corredor de la carrera 65 (foto), sectores de barrios como Moravia y la zona industrial de Guayabal. / FOTO: CAMILO SUÁREZ.

“¿Sabe qué? Coma callado no sea sapo hp”, fue lo que le dijeron 2 hombres a un ‘escobita’ de Empresas Varias, luego de que lo intimidaran con arma de fuego cuando quiso evitar que descargaran un montón de bultos con escombros, en la curva que de la avenida Guayabal empalma con la autopista Sur, a un costado del Cerro Nutibara.

Lea también: “¿Para mandar a hacer monedas bañadas en oro sí hay?”: A Duque le caen en redes por contrato de 41 millones de pesos para recordatorios

“Eso ya lo han cogido de parche desde hace mucho tiempo, pero esa gente dice que es de Barrio Antioquia y viene armada. A mí me sacaron el fierro y es mejor no decirle nada a esa gente”.

Comentó.

Cartel

Esa historia también se repitió cerca al puente de la Madre Laura, en el lado de Aranjuez, donde pese a tener el letrero en el que advierten que está prohibido arrojas escombros, so pena de “multa o pela”, pues “la gente no copia de eso y termina uno es en problemas cuando les dice alguna cosa”, manifestó un vecino de la zona.

Pese a la advertencia de vecinos, sectores de Aranjuez sufren con la problemática de mala disposición de escombros. /FOTO: CARLOS VELÁSQUEZ.

Son solo 2 ejemplos de lo que el mismo gerente de Empresas Varias, Alejandro Gallego Hernández, advirtió ser “el cartel de escombros” en Medellín.

Y sí, como lo lee, aparte de los carteles ya conocidos, como el cartel de la droga y las movidas truculentas de los carteles empresariales, como aquel del papel higiénico que cuadraba precios para los consumidores, pues ahora resulta este cartel de escombros que está ensuciando las calles de Medellín.

“Eso se ha analizado en diferentes momentos, hay carteles dedicados a esto, fíjese cómo algunos carretilleros y algunos motococheros van a los barrios, allí hacen la recolección de los escombros, les pagan por ello y una volqueta hace una recepción clandestina del mismo y por no pagar donde deberían llevarlos los tiran en los corredores viales o alrededor de las quebradas”.

Advirtió el gerente.

Diferencias de precios

Nos dimos a la tarea de contactar a varios conductores de motocarro y ellos manejan un precio promedio de $ 2500 por bulto y aunque aseguran que los disponen en el lugar correcto, de eso no se tiene garantía alguna.

Pero al ver la página oficial de Emvarias, tampoco es que sea mucha la diferencia, ya que por bulto la empresa cobra $ 3150 y se tiene la garantía de que ese residuo no terminará en un lugar indebido.

Claro está que esa diferencia, de $ 650 por bulto, terminaría siendo algo considerable, cuando de una construcción pueden salir, siendo prudentes, 50 bultos, que sumarían $ 32.500 de diferencia respecto a lo que cobra Emvarias. Obviamente, la recompensa está en el cuidado del medio ambiente y con la empresa no terminan en las esquinas del Aburrá.

“Esta problemática no ha sido solo de Medellín, sino en toda el área metropolitana, donde por actos delincuenciales históricos de disposición de residuos el tema persiste y continúa”.

Enfatizó Gallego Hernández.

Por eso insistió en que, aparte de la pedagogía propia que se hace desde la empresa para sensibilizar a la ciudadanía en el manejo de residuos, también hace falta el acompañamiento de la autoridad y la denuncia ciudadana, para identificar responsables y aplicar los correctivos que disponga la ley.