De Jackson y para Jackson: “Simplemente, gracias”.

/ FOTO: ARCHIVO.

Si bien la noticia se conoció este fin de semana, solo hasta este lunes el delantero chocoano Jackson Martínez compartió en sus redes sociales la decisión tomada: punto final a su carrera como futbolista.

Antecedente: Tras el descenso del Portimonense, Jackson Martínez ya piensa en su retiro o irse para Alemania.

Desde finales de julio, Chachachá venía evaluando su futuro: seguir en Alemania, retirarse en Independiente Medellín o decirle adiós al balompié. Una decisión que se dilató un poco con la posibilidad de que su retiro fuera poderoso, pero el tiempo pudo más y el atacante de 34 años lo hizo oficial.

“Quiero compartirles que he decidido dar fin a mi carrera como futbolista profesional, decisión difícil de tomar pero a su vez la más sabia”.

Compartió este lunes en su cuenta de Instagram.

Y agregó: “Desde mi lesión de tobillo entre el año 2015/2016 comenzó una lucha dando todo de mí para volver a jugar en condiciones favorables este deporte que tanto me apasiona y aunque regresé a las canchas después de 2 años, fue muy difícil desempeñarme como lo anhelaba”.

Fortalecido en la fe y la humildad que le inculcó doña Ernes Valencia, Jackson agradeció a su familia, al personal de la salud que intentó sacarlo adelante en el camino que quería andar, y a todos los clubes, compañeros, hinchas y periodistas que lo acompañaron para ver en la cancha sus últimos destellos, para todos y tantos: “Simplemente, gracias”.

Y con ese mismo amor y agradecimiento, sus colegas, sus aprendices, sus amigos o admiradores, agradecieron de la bondad, fe y talento que Chachachá les entregó en la cancha y fuera de ella; un legado que se quedó corto para las palabras de agradecimiento de hombres como Juan Guillermo Cuadrado, Juan Fernando Quintero, Danilson Córdoba, Felipe Pardo y varios de sus compañeros del fútbol internacional.

Hoy queremos decirte: Gracias. No un gracias simple, sino infinito como tu perseverancia, entrega, compromiso, fe y amor por el fútbol y tu familia, esa que siempre nos abrió las puertas para demostrar lo orgullosos que estaban de vos, de la Selección Colombia y de Independiente Medellín, que de seguro llevarás en el corazón, aunque a veces, en el fútbol, sea el amor más ingrato.

Lea también: Y David le dijo adiós al fútbol… y no fue en el DIM.