Con esta estrategia quieren ayudar a quienes se cuelguen en sus pagos con entidades financieras

/ FOTO: ARCHIVO.

Si está nervioso porque ya llegamos a mitad de año y aún su situación financiera no se ha normalizado, preste atención que hay una buena noticia para su bolsillo.

El Superintendente Financiero, Jorge Castaño, anunció la creación del programa de Acompañamiento a Deudores, una medida complementaria a las prórrogas y periodos de gracia ya otorgados, que entrará en vigencia a partir del 1° de agosto próximo. Esto incluye refinanciar cuotas o congelar créditos, dependiendo de cada caso.

Castaño dijo que hasta la fecha esos beneficios han cobijado a cerca de 10,9 millones de deudores, entre personas naturales y jurídicas, con un saldo de cartera congelado cercano a los 214 billones de pesos.

Señaló que con el nuevo programa todas las personas que tengan un crédito y vean afectada su capacidad de pago o su ingreso por cuenta de la crisis generada por el Covid-19, pueden redefinir las condiciones de esos créditos.

El Superintendente Financiero, Jorge Castaño, informó que fue creado el programa Acompañamiento a Deudores, que entrará en vigencia desde el 1° de agosto. /FOTO: CORTESÍA.

Indicó que hay 2 características fundamentales en esta redefinición de los créditos: “La primera es que exista una disminución de la cuota y la segunda es que le mantengan la misma tasa de interés que inicialmente se había pactado”.

Subrayó que los periodos de gracia se mantienen y están abiertos hasta diciembre del 2020. Además, los nuevos periodos de gracia también tendrán 2 características muy importantes: “La primera es que se limita la capitalización de intereses. No hay posibilidad de que las entidades en el sistema financiero, cuando otorguen estos nuevos periodos de gracia, capitalicen intereses”.

Y añadió que la segunda característica es que cuando se difieran cuotas de manejo, seguros u otros gastos diferentes a la atención del crédito, tampoco “hay lugar a cobrar intereses por cuenta de este diferimiento”.

Este programa abarca a todos los deudores, en todas las modalidades de cartera, y tiene el beneficio de que permite ajustar el flujo de caja, aplica para toda la vida del producto, permite conservar la calificación de esos deudores en las centrales y también facilita el acceso a nuevos créditos a futuro.