Cómo usar el transporte público sin contagiarse en el intento

No hay computadores ni celulares que valgan. El ladrillo necesita la mano del constructor para asentarse sobre el cemento y la máquina de coser requiere del pedal impulsado por el pie de la costurera para hacer las camisas, los pantalones y hasta los tapabocas; también los médicos, enfermeros y auxiliares de la salud deben ir a los hospitales sí o sí.

Estas y otras situaciones hacen que el servicio de transporte público siga siendo la mejor alternativa para desplazarse al trabajo.

Lo preocupante de este asunto es la aglomeración inevitable de personas en los buses, colectivos, metro y metrocables. Por ello, la Universidad de los Andes realizó un manual de recomendaciones para evita el contagio del virus en el transporte masivo de las ciudades.

En este artículo le contamos las recomendaciones de esta universidad y las medidas tomadas para la movilidad en algunas ciudades del país.

El que oye consejos llega a viejo

He aquí algunas de las recomendaciones publicadas por la Universidad de los Andes.

  • No se quite el tapabocas: no hay excusas, mientras esté dentro de los buses y las estaciones siempre tiene que tener correctamente puesto el tapabocas, cubriendo nariz y boca.
  • Con la boca cerrada: evite hablar con otras personas, ni siquiera por teléfono. Esto reducirá el número de saliva expulsada por su boca y por ende la posibilidad de contagio.
  • De lejitos, mejor: mantenga la distancia de al menos un metro con los otros pasajeros.
  • Por nada del mundo se toque la cara: al estar en contacto con los tubos y las agarraderas de donde se tiene para no caerse en el bus, usted podría exponerse a un montón de bacterias y virus que quedan prendidos en estos objetos. ¡Mejor no se lleve las manos a la cara!
  • Aguántese el hambre hasta la casa: no consuma ningún tipo de alimentos durante el trayecto. La comida podría ser receptora de partículas con el virus que quedan en el aire.
  • Cuide su aseso personal: lávese las manos con agua y jabón o en su defecto con gel antibacterial y alcohol. Apenas llegue a su casa después de usar el transporte público, es recomendable tomar un baño para eliminar cualquier tipo de residuo viral de nuestro cuerpo.

Con el metro y sus sistemas de transporte integrados

/FOTO: JUAN ANTONIO SÁNCHEZ.

Al paisa nada le queda grande, ¿si o qué? Los protocolos de bioseguridad no fueron la excepción y la empresa Metro los implementó en todos sus sistemas de transporte. Estos son algunas de las medidas adoptadas:

  • Los buses del metroplús no deben circular con más del 30 % de su capacidad.
  • Desinfección frecuente en las estaciones y de los vehículos. Las actividades de aseo intensivo incluyen lavado y sellado de pisos, lavado y desmanchado de zócalos, pisaderas, poliéster, palancas, botones, desinfección de tubos, batientes, sillas de usuarios, entre otras. Estas actividades varían según el tipo de vehículo.
  • Sillas intermedias clausuradas para evitar el contacto, señalización en filas y estaciones sobre el uso del tapabocas y el distanciamiento social.
  • El uso de tapabocas es obligatorio para usar los medios de transporte.

Miguel Vivas Trochez