Así es el impacto del Covid-19 en los niños

/FOTO: SSTOCK.

Recientemente los científicos alertaron sobre el desarrollo del Covid-19 en los más pequeños. Aunque los niveles de mortalidad en ellos es muy baja, hay temor por las futuras consecuencias de salud, entre las que se plantea una preocupante reducción de su capacidad respiratoria y hasta diabetes infantil.

Los síntomas más significativos

La comunidad científica alrededor del mundo aún está inquieta porque a los niños no les dan los mismos síntomas severos de la Covid.
De acuerdo con un grupo de médicos del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS), las complicaciones en los niños frente al virus se presentan cuando el sistema inmune produce demasiada citocina para enfrentar síntomas como la fiebre.

Según dijeron estos expertos, dicha superproducción termina dañando tejidos sanos. La diarrea, vómito y dolor de estómago son inevitables en los niños que padecen Covid; por eso hay que estar pilas, para evitar que se produzca una deshidratación.

/FOTO: SSTOCK.

Si el niño llega a presentar esa maluquera la clave está en mantener su hidratación con base en productos que sean adecuados para eso. No necesariamente con productos de marca o costosos, sino aquellos que cumplan con la estabilización de sales minerales en el cuerpo.

Como los niños también empiezan a moquear y toser, en la batalla que libra su cuerpo contra el virus, terminan apareciendo bacterias, pero el llamado de la comunidad es a no automedicar al niño con antibióticos y menos a darles de los populares cocteles de productos que supuestamente sirven para frenar la enfermedad, pero que resultan ser puro cuento.

El impacto en su organismo

Otra de las consecuencias producidas por el Covid tiene que ver con una sobrepoblación de bacterias en las vías respiratorias y que termina convirtiéndose en un desencadenante de más problemas asociados a intoxicación en el cuerpo.

Desde luego, la acumulación de bacterias en las vías respiratorias genera dificultades en la respiración, lo que puede llevar al niño a agitaciones o a hacer pausas respiratorias. Como señalan los expertos, es fácil contrastar estas dificultades respiratorias si al niño se le marcan las costillas al respirar. Una falta severa de oxígeno también se puede evidenciar en labios morados y convulsiones.

La comunidad científica hace un especial llamado sobre el seguimiento médico con posterioridad y a no confiarse en que si ya el niño superó el Covid entonces continuar como si nada, al contrario, parece que el mejor camino es solicitar citas médicas periódicas y asegurar la revisión con especialistas que lleven el registro de cómo avanza el estado de salud en la parte respiratoria y en otros órganos del cuerpo que hubieran resultado afectados.

Lo que recomiendan los especialistas

Cristina Muñoz Otero.

“Los niños en general tienen alta inmunidad al Covid, pero hay algunos casos en donde el sistema inmune tiene una reacción excesiva y viene la inflamación de algunos órganos… el virus, como cualquier enfermedad respiratoria mal manejada, puede producir meningitis (inflamación cerebral por fiebre) e infecciones gastrointestinales complicadas y que comprometerían la vida del niño”, nos dice la pediatra Cristina Muñoz Otero.

Andrés Vera