Aleia, la hija del alcalde de Medellín, ya respira por sí misma

Tras varios exámenes se determinó que Diana Osorio, la madre de Aleia, podía ser la donante /FOTO: CORTESÍA

Andrés Aguirre, director del Hospital Pablo Tobón Uribe, entregó un cuarto reporte sobre el estado de salud de Diana Osorio y Aleia, esposa e hija del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, luego de la operación de trasplante de hígado con donante vivo a la que fue sometida la menor de 5 meses de edad.

“El equipo asistencial que ha estado dando todo el soporte resalta la fortaleza y valentía de Diana, quien de seguir así será posiblemente dada de alta mañana viernes, le agradecemos su valentía y su testimonio de vida”, dijo.

En cuanto a la salud de Aleia indicó que los parámetros metabólicos y las sustancias que la niña antes acumulaba por el mal funcionamiento de su hígado, han estado presentando una notable mejoría.

“Aleia en la mañana de este jueves fue extubada, eso significa que en este momento respira por sí misma, es una niña vital, es una niña que está que recupera su salud. La arteria que fue reconectada, por su tamaño minúsculo, hemos estado en seguimiento con una tecnología que da cuenta que funciona adecuadamente”, agregó.

Hay que recordar que el pasado martes, 26 de mayo, el alcalde de Medellín dio a conocer en su cuenta en Twitter que su hija Aleia sería sometida a una cirugía de trasplante de hígado en el Hospital Pablo Tobón Uribe y que Diana Osorio era la donante.

Tras su nacimiento, hace 5 meses, la bebé fue diagnosticada con una enfermedad hepática, la cual se ha complicado con el correr de los días, según informó el alcalde.

“El trasplante de donante vivo consiste en realizar una hepatectomía, extracción de un segmento del hígado de un donante vivo para un receptor pediátrico que requiere dentro de su tratamiento el trasplante hepático. El segmento del hígado se selecciona teniendo en cuenta el peso y la talla del receptor (paciente que requiere el trasplante)”, precisó el Hospital Pablo Tobón Uribe en un comunicado.

Explicaron, además, que este tipo de procedimiento es posible gracias a que el hígado tiene la capacidad de regenerarse y crecer.

Aleia es la bebé más pequeña que hayan intervenido en el Hospital Pablo Tobón, esto debido a que su salud se venía agravando y no fue posible esperar más tiempo.