Medellín llegó a 100 días no consecutivos sin homicidios, pero en los últimos 2 mataron a 5 personas

/FOTO: ARCHIVO.

El secretario de Seguridad de Medellín, general retirado de la Policía José Gerardo Acevedo Ossa, destacó que gracias al trabajo articulado con las autoridades y la cooperación ciudadana, la ciudad llegó el pasado fin de semana a 100 días no consecutivos sin homicidios, cuando el año pasado por la misma fecha iban 54 días sin asesinatos y 2019 terminó con 91 días en esa condición.

El funcionario dijo que estos registros rompen todas las cifras históricas de la ciudad, aunque lamentablemente han ocurrido este año, hasta el domingo 20 de septiembre, un total de 271 crímenes, pero hay una reducción del 43 %, equivalente a 196 homicidios menos.

Esta reducción no solo es importante para Medellín si no para el país, expresó Acevedo Ossa. Explicó que en el área metropolitana del Valle de Aburrá hay en 2020 una reducción de 226 muertes a manos de los violentos y de ellos el 87 % los aporta Medellín. En Antioquia son menos 223 homicidios y de estos el 61 % también lo aporta la capital del departamento.

En las 32 capitales de Colombia, añadió Acevedo Ossa en su análisis, hay una disminución de 240 homicidios y de ellos Medellín aporta una reducción de 196, es decir, el 82 %. La ciudad que le sigue es Cali, con menos 40 homicidios a la fecha, Pero contando todos los municipios del país hay una reducción de 802 homicidios y de ellos la capital de Antioquia le aporta a esa disminución el 24 %.

“Seguramente muchas personas van a decir que esta reducción se debe a la pandemia, pero aquí se sigue trabajando con la fuerza pública, con los organismos de justicia, no solo acompañando el tema con la sociedad que nos necesitaba, sino en esas operaciones y esos resultados contundentes que han dado la Policía y la Fiscalía, con el acompañamiento del Ejército”.

Detalló que los meses de mayor reducción fueron enero, marzo, abril y julio de 2020.

También destacó que en estos contundentes resultados hay que tener en cuenta la respuesta que ha dado la comunidad, que está colaborando con información, lo que ha permitido prevenir hechos de violencia.

Paradójicamente la estadística sobre 100 días no consecutivos sin homicidios en Medellín se presentó este lunes, luego de que el domingo y el sábado mataran a 3 y 2 personas en la ciudad, respectivamente. La última jornada sin crímenes fue el pasado viernes.

La contraparte

Carlos Zapata, coordinador de Derechos Humanos del Instituto Popular de Capacitación (IPC), opinó que la pandemia sí pudo haber influido en estos resultados, a pesar de que sí ha habido una mayor presencia de la Policía y el Ejército en diferentes territorios de la ciudad y del Valle de Aburrá.

El tráfico de estupefacientes es una de las rentas de las organizaciones criminales del Valle de Aburrá.

Indicó que muchos de estos homicidios se presentan en el contexto de la lucha de grupos armados ilegales por las rentas criminales, que por la pandemia del Covid-19 están bien diezmadas.

Por ejemplo, en el caso de las vacunas, estas se han visto disminuidas por la precaria situación de los habitantes pobres que son los que, en la mayoría de casos, tienen que pagar en Medellín.

Carlos Zapata destacó que la tendencia en reducción de los homicidios de la ciudad se viene presentando desde 2019, antes de la pandemia.

Esto, dijo el analista, ha llevado a que las organizaciones criminales de Medellín y del Valle de Aburrá busquen otras alternativas de rentas ilegales y lo están haciendo en los centros de producción de drogas como el Bajo Cauca o de alta venta, como ocurre con el Suroeste antioqueño, donde tratan de captar a un gran número de cosecheros que llegan de otras partes y los inducen a consumos de drogas como el bazuco.

Esta situación, agregó, es la que está llevando a que los homicidios en estas regiones sí estén disparados por una lucha de bandas llegadas del Valle de Aburrá contra el Clan del Golfo por la hegemonía de esos negocios.

En cuanto a Medellín aseveró que, a pesar de la reducción de asesinatos, hay que tener en cuenta que Castilla está presentado un incremento del 25 % este año y ello se debe a que en el sitio hay numerosos combos que se disputan las rentas criminales. Además, la organización de mayor rango, que es los Mondongueros, aún no tiene el control territorial de toda la zona, lo que está llevando a las disputas con pequeñas organizaciones.