A juicio oral fueron llamados en Argentina la viuda y el hijo de Pablo Escobar, además del Chicho Serna

Nuevamente vuelven a estar en el ojo de la justicia argentina la viuda del narcotraficante Pablo Emilio Escobar Gaviria, su hijo Juan Sebastián Marroquín (Juan Pablo Escobar), el exídolo de Boca Juniors y Atlético Nacional Mauricio ‘Chicho’ Serna y otras 6 personas, por lavado de activos provenientes del tráfico de estupefacientes.

Mediante un boletín de prensa, la Físcalía del país gaucho dio a conocer este 4 de junio que el Juzgado Federal No. 3 de Morón, a cargo de Néstor Barral, llamó a juicio a estas personas “acusadas de llevar adelante maniobras vinculadas al lavado de activos provenientes del narcotráfico internacional”, informó el ente investigador.

El juez rechazó los argumentos de los defensores y llamó a los procesados a un juicio oral, entre los que también están Mateo Corvo Dolcet, su esposa María de los Ángeles Verta, la contadora María Gabriela Sánchez, Antonio Ruiz y Esteban Delrío.

Y es que los señalamientos de la presunta participación de dicha red de la viuda de Escobar, su hijo y el exfutbolista, las hizo José Bayron Piedrahíta, un narcotraficante colombiano que se encuentra tras las rejas en los Estados Unidos y que fue enemigo en su momento de Pablo Escobar.

José Bayron Piedrahíta.

Sobre Chicho Serna, el capo indicó que este habría servido como puente para conseguir un dinero en Argentina.

El caso que tiene en serios apuros con la justicia argentina a estas personas, comenzó en septiembre de 2016 cuando la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), recibió información por parte de la DEA de un posible vínculo de Piedrahíta Ceballos con personas físicas y jurídicas de Argentina.

Mauricio Serna. /FOTO: RÓBINSON SÁENZ.

Fue así que mediante una serie de investigaciones, las autoridades encontraron que José Bayron, quien era un supuesto ganadero, tenía vínculos con el cartel de Cali. El hombre, a su vez, tenía un abogado de nacionalidad argentina llamado Mateo Corvo Dolcet, el cual fue capturado en septiembre de 2017.

Durante la diligencia judicial fueron encontrados varios documentos. Uno de esos papeles era una constancia firmada por el abogado y la la familia de Escobar en la que quedaba consignado el pago de unos 100.000 dólares por representar a Corvet con José Bayron en el 2008, dejando al descubierto el posible vínculo.